POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

martes, 17 de mayo de 2011

AA URIEL - El camino de la Verdad


" Existen dos maneras para alcanzar la verdad, desde el punto del conocimiento o del punto de la duda. Cuando nos encontramos en el punto del conocimiento no necesitamos a nadie que valide nuestra verdad. Sabemos que es la verdad y que nuestra verdad está siendo satisfecha en cada momento, aún cuando no siempre veamos los resultados de inmediato..."

Cada época de vida es una búsqueda por la verdad y la conexión, de restablecernos dentro de la energía de nuestros aspectos divinos donde somos poderosos y amados, nos sentimos seguros, apoyados y felices. Tratamos de crear todas estas cosas como la verdad de nuestras vidas y nos lleva muchas vidas antes que nos demos cuenta que existe una verdad fundamental que siempre hemos conocido pero que nunca aceptamos, ya tenemos todo lo que buscamos y ya somos todo lo que esperamos en convertirnos. La verdad que buscamos está siempre frente a nosotros pero no podemos verla por un número de razones, la más importante porque buscamos la verdad en lugares donde nunca la encontraremos. Y cuando nos detenemos en buscarla aparece frente a nosotros.

Existen muchos niveles de verdad, de la misma manera que existen muchos niveles de energía. La verdad que queremos conocer es que somos poderosos, bendecidos y amados, así comenzamos nuestro viaje de sanación para liberar todo lo que nos bloquea para manifestarlo. Buscamos esta verdad en cada situación no dándonos cuenta que el mundo material reflejará cualquier energía que le inyectemos porque no contiene su propia verdad y nunca será más para nosotros que lo que pensemos o creamos que somos. La gente en sus grupos álmicos no tiene la verdad para nosotros salvo aquélla de conocen como su verdad porque cada persona vive en el interior de su propia vibración de lo que ellos conocen como la verdad, basada en lo que ellos han experimentado en y del mundo.

El fundamento de la verdad que buscamos no puede ser encontrado en el mundo porque no existe al menos que lo creemos. El mundo material siempre reflejará la verdad de la energía individual y colectiva que la crea y sin la aplicación de una verdad más elevada, basada en el espíritu, es incapaz de darnos más que lo que queremos y de ser más de lo que pensamos que somos capaces. Si queremos saber la verdad, debemos crearla porque somos la fuente de nuestra propia verdad. Lo que es verdad para cada uno de nosotros se convierte en nuestra verdad y parte de la verdad mundial. En palabras más simples, la verdad de que somos merecedores de amor, éxito y alegría ya existe en el espíritu y se manifiesta en el mundo material cuando es la verdad que creemos totalmente acerca de nosotros mismos. La verdad de que no merecemos amor, éxito y alegría se torna verdadera porque lo creemos y no cambiará hasta que cambiemos nuestro aspecto de la verdad.

Cuando tratamos de imponer nuestra verdad sobre la de alguien más, o los hacemos responsables por construir nuestra "verdadera" verdad, estamos transitando en el sendero de expectativas no cumplidas. Cuando queremos amor, por ejemplo, nos decimos a nosotros mismos que merecemos amor y lo hacemos. Pero cuando adoptamos esta verdad "Yo merezco amor" y luego miramos a otros para hacerlo verdad, “Merezco que me ames” estamos haciendo dos cosas, acercando nuestro deseo por la verdad desde el punto de duda (si sabemos que merecemos amor no necesitamos la validación de alguien) y estamos haciendo del cumplimiento de nuestra verdad, la responsabilidad de otra persona. Cada uno tiene su propia versión de la verdad y si nuestra versión está en conflicto con la suya o demanda algo de ellos; que ellos no quieren o no pueden dar, entonces ellos responderán al conflicto y nos trabarán para encontrar la consumación de nuestra verdad con ellos.

Existen dos maneras para alcanzar la verdad, desde el punto del conocimiento o del punto de la duda. Cuando nos encontramos en el punto del conocimiento no necesitamos a nadie que valide nuestra verdad. Sabemos que es la verdad y que nuestra verdad está siendo
satisfecha en cada momento, aún cuando no siempre veamos los resultados de inmediato. Pero cuando tenemos duda, creamos una verdad que refleja nuestras dudas y entonces todo en nuestra vida se esfuerza para hacerlo realidad. Pensamos que el mundo es nuestro más grande enemigo y va en contra nuestro, no permite el logro de nuestros sueños y pone desafíos y bloquea nuestro sendero a cada paso. Pero el mundo no hace otra cosa que reflejar nuestra verdad y toda la energía que tenemos por detrás es la verdad. La energía del mundo no juzga, así que si lo que decimos es verdad, simplemente responde con un poderoso "Sí".

Cuando nos acercamos a la verdad de la respuesta, que siempre comienza con YO SOY, la vemos reflejada por todos lados. Pero cuando nos acercamos a ella desde la pregunta, SOY YO?
La vemos reflejada por todos lados también. Y es así como hemos validado nuestra verdad o la hemos cuestionado, dependiendo si nos vemos como la pregunta o como la respuesta. Si nos acercamos al mundo con la pregunta, la contestación del mundo simplemente refleja nuestra pregunta. Si nos acercamos al mundo con la respuesta, el mundo entonces cambia su energía por lo que se convierte en nuestra respuesta. Y existe una gran diferencia, ya que diciendo “YO SOY” establece nuestra intención para la manifestación. “SOY YO?” pide permiso, que no obtendremos porque no lo necesitamos.

El conocimiento expande la energía, mientras que la duda la contrae y la energía nunca puede convertirse en más que nuestra intención para ello. Esa es la razón por la que aproximarse al sendero de la verdad como una pregunta nunca producirá la respuesta que nos valide y nos asegure que podemos convertirnos o manifestar esa verdad. Una pregunta nunca se convertirá más que en una pregunta. La respuesta, no obstante, debido a que establece el fundamento para la verdad que queremos convertir nuestra realidad, creará la validación que queremos. El reto para nosotros es tener el coraje para saber la respuesta antes de recibir la validación – debemos saber que nosotros somos la verdad más elevada antes de que el mundo valide la verdad para nosotros.

Podemos hacer eso? Podemos saber, sin ninguna duda. Que ya somos ya todo lo que queremos ser y que al saberlo recibiremos las respuestas que queremos?

Es lo que debemos hacer si deseamos que nuestro viaje por la verdad resulte en expansión en vez de contracción y debemos convertirnos en la expresión más elevada de nuestro potencial YO SOY y vivir en nuestra propia versión del cielo en la tierra, sabiendo que somos co-creadores, maestros de nuestro sendero de vida y expresiones divinas del Creador en la Tierra.


Muchas bendiciones,


Jennifer Hoffman y el Arcángel Uriel




A través de Jennifer Hoffman

www.urielheals.com

Traducción al Español: Alicia Virelli

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada