POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

sábado, 7 de mayo de 2011

SRI SATHYA SAI BABA- Ganando y mereciendo el Amor de Dios



El Señor dijo en el Guita, “Desarrolla una devoción firme y sin titubeos por mí y llegarás a ser mi amado”-

Encarnaciones del Amor,

En el mundo tú puedes ganar dinero, fortuna, propiedades, y puedes obtener honor y prestigio; puedes lograr posición y poder. Todas estas son las recompensas y remuneraciones que se pueden obtener por tus trabajos mundanos. Pero el Señor declaró en el Guita que esos eran sólo frutos temporales. Ellos son transitorios y no tienen valor duradero. La única cosa que puedes obtener a través de tu vida aquí en la tierra que tiene un valor real, y que permanece contigo eternamente, es el amor de Dios. El amor divino es extraordinario. No se le puede cotizar. Es un tesoro que se evalúa más allá de toda medida. Tú debes hacer todos y cada uno de los esfuerzos necesarios para descubrir el medio de adquirir ese preciado amor de Dios.

El Amor de Dios

El amor de Dios es incondicional. Es el mismo para todos. Pero, ¿qué debes hacer para experimentar ese extraordinario amor de Dios? ¿Qué camino debes seguir? Si tú siembras algunas semillas sin primero desyerbar y preparar el campo propiamente, no puedes esperar obtener una buena cosecha. De la misma forma, en el campo del corazón, a menos que primeramente remuevas todas las características malas del egoísmo, no obtendrás una buena cosecha. En el Guita se enseña que la primera hierba mala que debe ser removida del campo del corazón es el apego y la identificación con el cuerpo. Incluso ahora, puedes imaginar que amas a Dios; pero meramente teniendo estos pensamientos no te producirá ningún resultado que valga la pena. Es igual que el sembrar unas buenas semillas en una tierra estéril y sin preparar. La cosa más importante para ti es el investigar si eres querido por Dios. Incluso si amas a Dios pero no has transformado tu vida para llegar a ser querido por ÉL y sentir Su amor ilimitado e inalterable, entonces, tu devoción no te llevará muy lejos.

Entonces, ¿cuál es el camino para llegar a ser querido por Dios? Encontrarás la respuesta a esta pregunta en el Guita, en el capítulo que habla del camino de la devoción. El capítulo sobre la devoción nos da un número de cualidades humanas que satisfacen a Dios. Habla de la determinación y firmeza en el compromiso de practicar solamente las enseñanzas espirituales en tu vida diaria. Poniendo un gran énfasis en desarrollar la ecuanimidad y la firmeza de mente bajo cualquier circunstancia. Y te manda a estar completamente contento y jubiloso todo el tiempo, bajo todas las condiciones. ¿Cuál es el significado interno de este último decreto?

El Júbilo Verdadero

Considera los sentimientos fervorosos que tienes cuando cantas himnos de devoción en una función espiritual. Si se cantara un himno que no fuera muy conocido por ti y que su melodía no fuera agradable a tus oídos o si tú no estuvieras complacido por el aspecto de la divinidad al que se le está cantando, encontrarías que tus sentimientos hacia la canción no eran los mismos. Simplemente seguirías la canción con tus labios automáticamente. ¡Qué gran diferencia entre eso y la canción que te gusta, la que sale desde el fondo de tu corazón, emergiendo libre y espontáneamente con gran júbilo, y sintiendo el éxtasis y la devoción por Dios!

De la misma forma hay una vasta diferencia entre los goces temporales que obtienes de este mundo aparente y sus objetos y fenómenos transitorios, y la verdadera felicidad que emerge de lo profundo de tu corazón. Ésta última es un goce totalmente diferente de la satisfacción temporal que obtienes de las cosas terrenales. El regocijo profundo que llega del corazón está asociado con la verdad. Es permanente. Está apartado de todos los intereses mundanos. Representa la unidad del espíritu. Porque para ese regocijo no hay una posibilidad de cambio. No hay nada que se le pueda añadir al verdadero goce. Es total y completo en sí mismo.

El verdadero regocijo viene de la ecuanimidad. No te involucres o ataques ninguna cosa terrenal de importancia. Usa tu tiempo y esfuerzo para controlar las acciones extravagantes y erráticas de la mente y desarrollar la firmeza y estabilidad mental. Una mente estable; significa que permaneces inafectado o inquebrantable por la victoria o la derrota, por la ganancia o la pérdida, por el júbilo o el pesar. Acepta lo que pase, cualquier cosa que se te presente, como un regalo de Dios, para ser disfrutado con gran satisfacción, considerándolo como un regalo de amor que se te ha dado por tu propio bien. Cuando tu corazón no está influenciado por las cosas mundanas, cuando tratas a todas las personas y a todas las cosas, con la misma ecuanimidad, entonces experimentarás el verdadero regocijo. Entonces, tu corazón se llenará con sentimientos de amor y satisfacción, y conocerás el verdadero regocijo de la devoción.

El Valor y la Ecuanimidad / Estabilidad / Entereza / Constancia (del diccionario tenemos que ecuanimidad es: imparcialidad serena de juicio)

Otra cualidad importante que cada devoto debe poseer es la firmeza o determinación y el valor. Es completamente natural para ti poseer valor y una determinación firme. Puedes manifestar esas cualidades en un número de formas en la vida. Puedes usar estos atributos para escalar montañas. El mismo sentido de aventura y valor puede ser usado para cruzar el océano o atravesar la jungla salvaje. Tú puedes obrar en una forma valerosa y firme para hacer una fortuna, adquirir propiedades y obtener beneficios. O puedes ser bravo y valeroso y manifestar esas cualidades en una forma compasiva. Puedes escoger el abandonar todas las cualidades nobles humanas y divinas, y en su lugar adquirir las cualidades demoníacas. Esta firmeza y resolución puede ser usada lo mismo para el bien que para el mal. Dependerá de ti, la forma en que las uses.

Temprano en la vida, el gran sabio Valmiki era Ratnakara, el ladrón despreciable. En ese tiempo, él estaba usando todo su valor, valentía y firmeza en una forma diabólica. Gracias a su asociación con los siete sabios, y su atención al escuchar sus enseñanzas aconsejándole constantemente el repetir el nombre de Dios, él fue capaz de transformar su vida, y usar su fuerte determinación y poderes, para el bien de la humanidad. Pronto él tuvo el nombre de Rama constantemente en su lengua. Así es como él llegó a ser el autor del Ramayana la gran epopeya que cuenta la vida de Rama. Por lo tanto, no debes usar tu valentía y firmeza en hacer cosas malas o inclusive cosas mundanas ordinarias. En cambio, usa tu coraje o valentía y resolución o firmeza, para adquirir la gracia de Dios.

Adora a Dios Con o Sin Forma

En el capítulo de la devoción, Krishna, expone o explica la adoración de Dios, ambas, con forma y sin forma. El Guita compara estos dos modos de adoración y señala cual es la mejor, cual es la más fácil y segura para el devoto en cada etapa de su progreso espiritual. El Guita declara que es imposible realizar el principio divino sin forma y sin atributos excepto yendo a través de las etapas de adoración a Dios con forma y atributos.

Mientras tengas interés o apego a tu cuerpo y permanezcas impregnado en la consciencia del cuerpo, no serás capaz de entender y alcanzar el aspecto sin forma del Supremo. Tú alcanzas las calificaciones necesarias para adorar lo sin forma solamente después que hayas vencido tú apego al cuerpo, tú apego al mundo, y todos tus otros apegos. Por lo tanto, mientras te identifiques a ti mismo con el cuerpo, y pienses que tienes una forma en particular, entonces debes también visualizar a Dios con una forma. De manera que, comienzas tu viaje espiritual adorando a Dios en una encarnación en especial, en la que se reconocen ciertas cualidades divinas. Gradualmente, después de seguir este camino por algún tiempo, puedes cambiar tu práctica de adoración por el aspecto sin forma del supremo.

En verdad, el mundo completo es la forma de Dios. Todas las cosas que ves en todas partes es la forma de Dios. Pero para comenzar, debes enfocarte en una forma particular de Dios, uno de los avatares o encarnaciones de Dios. Estas encarnaciones divinas están asociadas con el universo físico. Correspondientes a esas formas físicas están las formas sutiles de Dios que están en el aspecto mental o el aspecto sutil del universo. El dominio físico y mental tiene que ver con los sentidos y la mente. Trascendiendo ambos, los sentidos y la mente, está el universo causal. Este universo causal está hecho de las manifestaciones sutiles de la materia, conteniendo en forma potencial las semillas de todos los nombres y formas. Este aspecto causal es experimentado cada noche en el sueño profundo. Aquí el aspecto sin forma del Señor puede ser experimentado.

Durante el estado despierto el efecto de la mente y los sentidos será muy fuerte porque ellos están asociados con el mundo fenomenal. Durante el estado de sueño, asociado con el mundo sutil, los sentidos no mantienen su autoridad sobre ti, sino que la mente estará muy activa. En el estado de sueño profundo, asociado con el mundo causal, la mente se disuelve y no comprende las impresiones de los sentidos. Es sólo en ese estado, cuando la mente y los sentidos son totalmente inactivos, que es posible experimentar el aspecto sin forma de la divinidad. Pero, esto incluso puede ser experimentado en el estado despierto, cuando la mente llega a estar completamente sosegada y ecuánime y los sentidos son mantenidos tranquilos e inactivos. Entonces, entras en el estado causal mientras estás despierto y experimentas el aspecto sin forma de la divinidad.

Muchos devotos fundan sus experiencias espirituales solamente en el Dios manifestado en nombre y forma. La manifestación con forma y la sin-forma son ambas esenciales para un devoto. Es como tener dos piernas para caminar o tener dos alas para volar. Para alcanzar la meta espiritual final, para caminar tu pasaje, tú debes tener las dos piernas, la de la forma y la sin-forma, poniendo una delante de la otra, de manera que la pierna con forma ayude a la pierna sin-forma. Es importante realizar que la manifestación del Señor con forma es solamente transitoria, mientras que el aspecto sin-forma de la divinidad es permanente. Es por siempre presente, constante e invariable. Aquí tenemos un ejemplo para ilustrar este principio.

Solamente el Aspecto Sin-Forma de Dios es el Permanente

Cuando tú vienes a escuchar a Baba dar un discurso espiritual, estarás con otras miles de personas sentadas en el templo. Esto pasará en el dominio físico y puede durar por una o dos horas. Asociado con esta experiencia hay una actividad y un tiempo dado. Pero esta misma experiencia puede ser vuelta a experimentar incluso después que te vayas a tu casa. Cualquier cosa que quieras pensar sobre eso, estará allí en tu mente; mil personas sentadas en el templo y Sai Baba dando el discurso. En la visión externa y en tu experiencia en el estado despierto, puedes verlos a todos sentados en el templo. ¿Qué pasa cuando estás de vuelta a casa? Encuentras que este templo estará en tu corazón y que puede ser rememorado en tu mente en cualquier momento.

Estuviste allí por una hora, pero esto puede llegar a ser una experiencia permanente para ti, incluso después que dejes el ashram. Habiendo tenido inicialmente la experiencia física en el mundo fenomenal, eso llega a ser un registro permanente en el universo sutil de la mente, que puede entonces ser rememorado más tarde. A medida que tú repetidamente rememoras esta experiencia y meditas en las enseñanzas de Baba, este mensaje llega ser permanentemente empotrado en tu corazón.

Sin haber tenido primeramente la experiencia actual en el salón del templo, no habría habido una impresión permanente en tu corazón que pudieras después experimentar en tu mente. Una vez que la impresión ha sido hecha en la mente, no hay ninguna necesidad, de estar físicamente presente en el templo o ver a Baba en forma física. En la misma forma, una vez que has experimentado a Dios en la forma, serás capaz con toda seguridad de obtener después la experiencia de Dios Sin-Forma. La forma es momentánea mientras la no-forma es eterna; pero la no-forma vivirá como una entidad permanente para ti, sólo después de primero haber tenido la experiencia de la forma divina e imprimirla en tu corazón a través de la adoración y la devoción.

Consideremos otro ejemplo. Suponte que quieres enseñar la palabra ‘silla’ a un niño pequeño. Si simplemente pronuncias la palabra ‘silla’, no se le hace claro a él cual es su forma. Sin embargo, le puedes enseñar al niño una silla como esta y decirle que la observe cuidadosamente. Mientras que él hace eso, tu repites la palabra ‘silla’. Más tarde, cada vez que él vea una silla, recordará la palabra asociada con la forma que le has enseñado y repetirá para él mismo la palabra ‘silla’. La forma de una silla en particular que uses para enseñarle a él el significado de la palabra puede que no sea permanente. Esa silla cambiará, pero la palabra ‘silla’ como el tipo de objeto que representa permanecerá. A menos que él vea la forma temporal, no aprenderá la palabra permanente, ‘silla’. El elemento permanente es entendido a través del temporal. Por lo tanto, aunque la divinidad es sin-forma, tú primero tienes que asociarlo con una forma en particular para comprenderlo.

Tranquiliza tu Mente Adorando la Divinidad con Forma

Para comenzar, muchas personas no tienen una fe firme en la existencia de Dios. La mayoría del tiempo sus mentes estarán indecisas, y se preguntarán, “¿Dios existe realmente? ¿Es verdad que hay un Dios? Una resolución de hierro es completamente esencial para cultivar una fe constante en Dios. Tú puedes ir de una mente inquieta a una mente tranquila con una fe firme, sólo a través del proceso de adorar la divinidad con forma. Consideremos un pequeño ejemplo más.

Aquí tenemos una almohada rellena de algodón suelto sin procesar. ¿Qué cubre la almohada? Un pedazo de tela. ¿Cuál es el contenido de esta tela? Algodón. Así que externamente, tienes un pedazo de tela e internamente está el algodón. Pero de hecho, lo interno y lo externo son ambos algodón. El algodón sin-forma ha tomado la forma de hilo, y este hilo ha llegado a ser tela, y esta tela está cubriendo el algodón suelto sin-forma. La tela que está formada, es la forma, y el algodón suelto sin procesar es la no-forma o sin-forma. De lo sin-forma a la forma y entonces de la forma a lo sin-forma, estas son las transformaciones que hace la divinidad. Para tener una almohada tú no puedes usar el algodón sin forma solamente. De manera que, debes convertir el algodón en tela y con esa tela, teniendo forma puedes entonces cubrir el algodón sin-forma que está adentro.

En la misma forma, la divinidad en su aspecto de forma y su aspecto sin-forma son exactamente iguales. Ambos son esenciales. A través de la forma temporal llegas a ser consciente de la no-forma permanente. Mientras todavía te identifiques a ti mismo en términos de cuerpo-consciencia y sientas que quien tú eres está relacionado con tu cuerpo, será imposible para ti renunciar al aspecto de la forma. A medida que tu mente llega a ser calmada y ecuánime, enraizada en la fe, y te diriges más allá del cuerpo-consciencia, serás capaz de experimentar el aspecto permanente sin-forma de la divinidad.

Adora al Dios Sin-Forma en tu Corazón

Tradicionalmente, en la adoración a Dios con forma, llegar a enfrascarte en muchos tipos de rituales de culto. Puedes ofrecer flores al Señor, puedes bañar su estatua con agua bendita, puedes quemar incienso o usar otras formas de adoración. Esto te dará satisfacción. Adorar la forma del Señor externamente con variados artículos sagrados nos proporciona satisfacción. Pero, una vez que establezcas a Dios dentro de tu corazón, entonces lo adorarás a través de las flores de tu corazón. Después que el cuerpo-consciencia y la ilusión asociada con él es destruida, entonces la divinidad, que previamente adoraste externamente en forma, con flores y varios artículos externos de culto, ahora llegará a establecerse en su aspecto sin-forma en lo más profundo de tu corazón, y querrás adorarlo con las dulces flores de tus sentimientos. Esto te traerá el regocijo permanente verdadero.

Mientras estés adorando al Señor con forma, usarás flores físicas, como rosas, margaritas y jazmines. Ellas son todas transitorias y el cuerpo que está adorando es también transitorio. Pero si quieres adorar a Dios sin-forma en tu corazón, entonces las flores son diferentes. Las flores serán permanentes. Esas flores son las cualidades nobles que desarrollas en tu corazón y se las ofreces al Señor. Son las flores de la no-violencia, de la restricción de los sentidos, de la verdad, de la paciencia y la tolerancia, de la perseverancia, del amor y la compasión, de la caridad y el sacrificio. Todas estas flores están hechas con el propósito de la adoración interna. Para elevarte a adorar el principio sin-forma, tendrás que desarrollar esas flores del corazón y usarlas en tu adoración. Entonces experimentarás el júbilo inefable y permanente del espíritu, y entrarás en el camino o pasaje que te conduce a tu hogar y tu origen divino.

Paz Interna y Contentamiento o Satisfacción

En el capítulo XII del Guita, Krishna enseñó las características esenciales que un verdadero devoto deberá poseer. Esas son las cualidades que tienes que desarrollar si quieres ser amado por Dios. Para comenzar, si quieres ser un devoto de Dios tienes que desarrollar paz interna y una resolución firme. Siempre deberás estar contento. Nunca deberás darle espacio a la preocupación ni dejar que cualquier dolor entre y turbe tu corazón.

La gran escritura sagrada de consagración llamada Bhagavatam, da el ejemplo de Prahlada como el devoto ideal, que poseía todas esas cualidades. Cuando los demonios le dieron problemas a Prahlada, quien era el hijo del Demonio mismo, Prahlada nunca permitió que ningún dolor le tocara el corazón, no importa cuantas dificultades y aflicciones él estuviera pasando. Él continuó repitiendo el nombre del Señor y refugiándose en Él como su protector y salvador. Prahlada nunca derramó una lágrima en medio de todos esos problemas. Por lo tanto, Prahlada ha sido descrito como uno que estaba completamente establecido en la unión con el Señor. Incluso, aunque estaba viviendo en el mundo fenomenal y tenía forma, él no permitió que ningún deseo o apego entrara en su corazón.

Ama a Todos

Para un verdadero devoto no debe haber ninguna característica diabólica como el odio, el celo, la furia o el egoísmo. Estos son los obstáculos principales que se interponen para desarrollar la devoción. Debes desarrollar el sentido de unidad con todo el mundo. Si desarrollas el odio hacia cualquiera, estarás odiando al mismo Señor que tú adoras. Es por tu ego inflado que tomas acción sobre otros, en el curso de la cual, el odio, el celo y la furia surgen. Por lo tanto, la advertencia principal dada por el Guita es, “No demuestres odio hacia ningún ser”.

Sin arrancar las yerbas malas del campo y prepararlo para su cultivo, las semillas no producirán una buena cosecha. En la misma forma, sin remover las yerbas malas del ego dentro de tu corazón, todos los intentos para la práctica espiritual serán inútiles. La cosa más importante del camino de la devoción que debe ser aprendida es que no solamente debes amar a Dios sino también a todos los seres, tratar a cada uno como Dios. Adorar a Dios mientras dañes a los otros no se le puede llamar devoción. Eso solamente nos revela la profundidad de la ignorancia de uno. Tales personas nunca progresarán en el camino espiritual.

En los días venideros aprenderás las formas en que puedes desarrollar tu fe y a través de tus buenas acciones santificar tu vida. Es por el desarrollo de esas cualidades deseables y por el practicarlas en tu vida diaria, que harás surgir y obtendrás, el amor y la gracia del Señor.



Enviado por:

LUIS ALVAREZ

Mensaje Enseñanza de SRI SHATYA SAI BABA

Publicado en www.hermandadblanca.org



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada