POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

miércoles, 25 de mayo de 2011

Las Fases de la Encarnación y el incurrir en viejas costumbres


La segunda mitad de este año estará muy enfocada en lo físico... que los tiernos brotes de nuestras nuevas vidas están irrumpiendo a través de la tierra recién labrada que laboriosamente trabajamos durante el mes de abril, vidas que se transformarán de la misma forma en que las semillas se transforman en plantas que producen frutos.... en fases. Más específicamente, ellas mencionan tres fases bien diferenciadas....“Los próximos pasos hacia la expresión física de la divinidad incluyen: la liberación del cuerpo del dolor/miedo, la concreción del cuerpo divino, y la reunificación de la materia de la tierra con la materia etérea...Sabemos que para poder unificar el espíritu y la materia, primero tenemos que convertirnos en el vehículo purificado a través del cual puede fluir la energía divina.


“Entendemos que la tentación de recurrir a sus viejas costumbres puede ser muy fuerte a veces, y que al resistirse a esas fuerzas inferiores, o más bien, desprenderse de ellas, están actualizando plenamente la plantilla divina en su interior para convertirse en el maestro de mundos que ya son. Por esa fortaleza interior, y por su disposición a ejercerla, estamos más que encantados.” -Siete Hermanas de las Pléyades
La Hora de la Verdad
Faltando sólo 9 días para que termine mayo, y mientras somos lentamente absorbidos por otro famoso sándwich de eclipses (Eclipse Solar el 1/6, Eclipse Lunar el 15/6, seguido de otro Eclipse Solar el 1/7), estamos oficialmente en lo que yo llamaría, la hora de la verdad. Hay esa familiar sensación maníaca de “tanto que hacer, tan poco tiempo/energía” rodeándonos, además de algunos sentimientos encontrados que están surgiendo acerca de hacia dónde realmente nos está llevando este viaje y de qué se ha tratado realmente esta tormenta de mierda cósmica colectiva.
En el último par de días, justo cuando la luna entró en el práctico Capricornio, se sintió como si hubiéramos perforado un agujero prematuramente en nuestros acogedores capullos y caímos de golpe en el suelo. Esto fue/es una experiencia muy aleccionadora, que en realidad está echando por tierra cualquier posible ilusión o escapismo en el que hayamos creído a lo largo de nuestro recorrido, así como proporcionándonos un muy necesario contexto de sensatez práctica antes de ser aspirados por ese agujero de gusano.
Yo, por mi parte, estoy agradecida por esta mesura, ya que clarifica una cierta confusión largamente establecida acerca de lo que es real... pero, dicho esto, también puede ser difícil captar los conceptos de las dimensiones superiores desde este espacio arraigado, el cual puede hacer surgir profundas capas de dudas, dejándonos inseguros/inciertos no sólo acerca de nuestros próximos pasos, sino acerca de todo el viaje que hemos recorrido para llegar aquí. Los invisibles dicen que sólo estamos uniendo mundos... conectando el reino espiritual con el físico e integrando una comprensión más visceral de ello, lo cual, mientras tanto, se puede sentir tanto real como surrealista al mismo tiempo. En otras palabras, nuestros cuerpos físicos están llegando a comprender lo que nuestras mentes han sabido por años.
Por un lado, estamos a punto de saltar, de cara, hacia un territorio completamente desconocido... territorio que nos obliga a permanecer conscientes y utilizar nuestras habilidades meticulosamente afinadas en la maestría... pero por otro lado, se nos está poniendo severamente a prueba en la fe en nuestra verdad absoluta, de manera que podamos soltar cualquier limitación restante acerca de lo que creemos que es posible. Este proceso varía para todos, pero una cosa es cierta para cada uno de nosotros... dónde terminemos en el otro lado de todo esto va a ser resultado directo de cuán intrépidos y sin miedo nos atrevamos a ser en este momento.
Esto significa que hemos estado, literalmente, dragando el ego* putrefacto del fondo de nuestros contenedores humanos... raspando el residuo kármico restante de los costados, lo cual también significa que nuestros feos nos han estado visitando de nuevo y definitivamente ya están abusando de nuestra hospitalidad. Y no sólo los feos de costumbre, sino esas partes oscuras pegajosas de nosotros mismos de las que secretamente pensábamos que podíamos escaparnos ignorándolas, o que estaban tan profundamente incrustadas que ni siquiera podíamos verlas hasta ahora. Sí, sólo por un poco más de tiempo, podemos jugar en la casa (de la risa) de los espejos, viendo claramente las múltiples formas en las que todavía estamos polarizándonos nosotros mismos al proyectar, reflejar y exponer nuestras partes carentes de amor restantes, en los demás. Y es algo bueno también porque yo siempre estoy ansiosa por reconocer otra parte más de mí que dé asco.
Hablando de cosas que dan asco... hemos tenido que trabajar muy duro estas últimas semanas para dejar de lado nuestro ego. Como con cualquier relación tóxica, no importa lo repulsivo que se sienta lo feo, tenemos la tendencia a luchar por su supervivencia ya que la tentación de recurrir a lo familiar es tan fuerte, tan in‘toxica’nte, que nos resulta casi imposible rechazar su atractivo. ¿La parte graciosa? Que todo el mundo piensa que lo feo de los demás es más feo que lo suyo... cuando en la dualidad, el único feo que podemos ver es el nuestro. Definitivamente, hay una película que quiere ser filmada allí.
Las manifestaciones externas de estas excavaciones recientes pueden estar mostrándose en múltiples formas, como en la capacidad de por fin limpiar y organizar esa parte intimidante del sótano, garaje o ático que han estado temiendo desde la fiesta de graduación. O tal vez en algo tan simple como archivar su declaración de impuestos del año pasado, limpiar la memoria de su correo electrónico, organizar su biblioteca de iTunes, o terminar esos perennes proyectos que los han estado torturando desde la convergencia armónica. Cualquiera que sea la forma que adopte... toda. mugre. amenazante. tiene. que. irse. Y eso significa que todas las cosas vinculadas a esa mugre también.
La Etapa de Encarnación
En la actualización energética anterior, las Siete Hermanas de las Pléyades me mencionaron que mediados de este mes era un punto masivo de transición y ahora añaden que estamos en el proceso de cruzar hacia una autopista dimensional superior de inteligencia cósmica... una que corre paralela a la carretera de menor dimensión de escoria, pero (por suerte) no se cruzan.
Ellas llaman a este siguiente paso en nuestro viaje la etapa de encarnación, la fase de la ascensión que nos libera del viejo patrón (percepción) de servicio y nos transporta al nuevo/verdadero/original/sagrado/divino patrón de co-creación. Este nuevo patrón humano se activa en aquellos que han neutralizado polaridades por medio de la fusión de las fuerzas del sagrado masculino/femenino, expandido sus centros energéticos (chakras) mediante el despeje de los miasmas kármicos y... una vez que estas plantillas sean encarnadas por los precursores... este potencial estará disponible entonces para toda la humanidad.
Si les es útil, piensen en estas almas despiertas y activadas por todo el planeta como agujas de acupuntura que punzan los puntos de intersección de los meridianos de la tierra para restaurar el flujo vital de chi universal. A medida que estos seres se “encienden” físicamente, detonan estas energías escalares en la vida, la sangre y el cuerpo de este planeta, energizando al colectivo humano con el campo de punto-cero de la gracia. Esto no quiere decir que todo el mundo esté preparado para aceptar estas energías en sus vidas y cuerpos... sino que el potencial de sintonizarse con esta rejilla es ahora más fuerte que nunca para quienes así lo elijan.
Transfiguración
Las Siete Hermanas reiteran que la segunda mitad de este año estará muy enfocada en lo físico... que los tiernos brotes de nuestras nuevas vidas están irrumpiendo a través de la tierra recién labrada que laboriosamente trabajamos durante el mes de abril, vidas que se transformarán de la misma forma en que las semillas se transforman en plantas que producen frutos.... en fases. Más específicamente, ellas mencionan tres fases bien diferenciadas....
“Los próximos pasos hacia la expresión física de la divinidad incluyen: la liberación del cuerpo del dolor/miedo, la concreción del cuerpo divino, y la reunificación de la materia de la tierra con la materia etérea...”
Sabemos que para poder unificar el espíritu y la materia, primero tenemos que convertirnos en el vehículo purificado a través del cual puede fluir la energía divina. En última instancia, tenemos que elevar nuestra vibración física para que coincida con la vibración de nuestro cuerpo espiritual, de manera que los dos puedan convertirse en un solo vehículo... lo que significa que tenemos que estar libres de toda discordancia, hasta el punto absoluto de no-resistencia, de manera que el cuerpo (patrón) divino pueda manifestarse libremente en forma física.
Lo que los invisibles quieren que entendamos es que el aparato físico (el traje biológico) que alberga al cuerpo espiritual es en realidad tan maleable y adaptable al cambio (mutaciones) como el cuerpo espiritual en sí; sin embargo, éste reside en las dimensiones inferiores y por lo tanto está regido por el espacio y el tiempo (léase: leeeeeento). Así pues, aunque Jesucristo se licuó en su cuerpo de luz plásmico en tres días (???), aquí abajo en las trincheras... donde nosotros vamos a seguir llevando estos gordos trajes de carne... tenemos que cumplir con las leyes de la fisicalidad.
Entonces, el cuerpo espiritual... que es una réplica del cuerpo físico, pero en su perfección completa... se compone de materia etérea y es, por lo tanto, una sustancia maleable, que forma la plantilla para la materialización. Lo que está sucediendo durante este pasaje es que nuestro patrón físico (divino) de perfección se está encontrando con el patrón hecho por el hombre (ego) y los dos se están fusionando en uno solo.
Me han dicho que este proceso de unificación o fusión se produce primero en el espacio entre las células, de manera que las células estén rodeadas por la carga superior/inteligencia de nuestro cuerpo (de luz) espiritual, y a la larga nuestras células empiecen a adoptar –o a mutar para alinearse con– la fuente de mayor vibración. **Esta es la ley de resonancia en acción... un proceso mediante el cual un cuerpo energético de mayor vibración automáticamente hará que un cuerpo energético de menor vibración iguale o se alinee con su frecuencia... piensen en un diapasón.
Las células luego pasan por lo que los invisibles llaman un proceso de apretamiento... ellos lo llaman apretamiento porque durante un largo periodo de tiempo tuvimos que habitar en los dos patrones simultáneamente... el patrón humano y el divino (lo cual, por supuesto, explica todo eso de comer por dos). Los dos juegos de planos están aparentemente en posición, así que podemos hacer sin problemas la transición de un cuerpo a otro, y al hacerlo, perdemos esos 15 kilos extra el espacio que existía entre las células empieza a “apretarse” a medida que se fusionan las plantillas.
Este proceso es en realidad más una disolución, en el sentido de que estamos disolviendo una versión de nosotros mismos que está desgastada, a la vez que simultáneamente nos transformamos en un adulto espiritual... donde la identidad del ego (masculino/materia) y la identidad divina (femenino/antimateria) se fusionan en una unión sagrada.
Las Fases
Los invisibles también quieren dejar en claro que este proceso no se produce de la noche a la mañana (ni querríamos que fuera así), sino en una serie de despliegues secuenciales que se repiten y que ya han comenzado.
“Los meses restantes de este año les permitirán moderar un equilibrio entre el viejo mundo y el nuevo, ésta será una transición de proporciones épicas y les aseguramos que no querrían apresurar este proceso.” -Siete Hermanas
La primera fase, a la que ellas se refieren como “la liberación del cuerpo del dolor/miedo” es el primer paso en el proceso de surgimiento y empieza con una expansión interna:
“A medida que se libera o se disuelve la vieja plantilla... y esto está sucediendo ahora para la primera ola de almas en encarnar la plantilla humano-crística... el cuerpo espiritual primero empezará a expandirse dentro del vehículo físico.”
Conforme estas energías empiezan a inundar el cuerpo y nuestro enfoque está en el resplandor del amor, literalmente se puede sentir como estar enchufados a un tomacorriente... podrían sentirse muy “cargados”, como si cada célula de su cuerpo estuviera viva y vibrando... híper-sensibles, como si llevaran los nervios por afuera del cuerpo... acelerados, mareados, nerviosos, con falta de aliento, temperatura corporal fluctuante/sudoraciones nocturnas, arritmias del corazón y/o patrones de sueño erráticos. Estos síntomas pueden ser desalentadores, sobre todo si aparecen de repente, pero sepan que son sólo otra encantadora parte del proceso. Si la carga llega a ser incómoda o abrumadora, estirarse, caminar, respirar e incluso los baños de sales pueden ayudar mucho.
Igualmente, también podrían experimentar estas oleadas de energía como felicidad que ondula por el sistema nervioso central... estas energías purificadoras (kundalini) están trabajando para soltar toda densidad restante atrapada dentro del cuerpo. Además, el cuerpo ha creado nuevos sistemas basados en la inteligencia contenida dentro de cada filamento de ADN activado, y los vórtices energéticos (chakras) que dan vida y rigen cada centro se están abriendo más para sustentar estos sistemas. (Es interesante que los sentimientos asociados con el “rapto” profetizado son: felicidad, euforia, libertad, alegría, éxtasis espiritual, etc. hmmmm)
La segunda fase que ellas llaman “la concreción de nuestro cuerpo divino” es cuando el alma empieza a experimentarse a sí misma en forma humana... como si fuera la primera vez. El término “renacido” se aplica aquí. Esta es una fase de integración que nos permite arraigarnos en y ocupar plenamente nuestro cuerpo y es necesaria para que nuestra plantilla que está cristalizándose pueda solidificarse en la forma. Mediante este período de integración permitimos que nuestra conexión con la tierra se fortalezca de manera que podamos estabilizarnos nosotros mismos mientras nos hacemos uno con el latido cósmico.
Una vez que el período de integración está completo empezamos a incorporar físicamente los cambios establecidos por nuestro patrón divino. Esta es la fase en que “el espíritu y la materia funcionan como uno”... donde encarnamos la esencia física de nuestra forma espiritual.
Durante esta fase también vamos a experimentar lo que las Siete Hermanas llaman una “aceleración”. Algo así como la “el momento de la verdad”, cuando una mujer embarazada siente al feto moverse por primera vez... las Hermanas también describen vagamente esta aceleración espiritual como “el momento de la verdad”, como el otorgamiento de la gracia... un término que ellas utilizan para identificar el proceso que sigue a la unificación de energías sagradas... un influjo de vitalidad divina en el cuerpo.
“Sus cuerpos terrenales van a empezar a asumir un nuevo resplandor, una nueva manera de ser que va a empezar a aparecer y desaparecer paulatina e incrementalmente. Ustedes van a reconocer las nuevas energías y luego va a parecer que se desvanecen mientras su cuerpo se adapta para contenerlas, en una serie de inhalaciones y exhalaciones, a medida que se adentran más y más en unión divina con su alma. Cada fase tendrá una energía, una esencia única que querrán experimentar plenamente. No tomen estas palabras como una indicación de sufrimiento, sino como una indicación de verdadera liberación.” -Siete Hermanas
Nos vemos en el sándwich...
Lauren

N de la T: “(e)goo” en el original en inglés. Juego de palabras entre “ego” y “goo” (mugre pegajosa)


Por Lauren C. Gorgo
22 de Mayo de 2011


ThinkWithYourHeart.net


Traducción: Margarita López
Edición: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada