POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

lunes, 9 de mayo de 2011

AA URIEL- Sobre las emociones


Es lo que no sabemos acerca de la emoción lo que nos impide realmente ingresar a una vida que conoce la alegría sin límites, el éxito abundante y el logro a cada nivel.




Nosotros somos seres energéticos viviendo en un Universo de energía. Todo lo que hacemos y sabemos está afectado, influenciado, guiado por y creado con energía. Pero existe mucho más relacionado con la energía de lo que somos conscientes porque al menos que busquemos una perspectiva diferente, nuestra experiencia está limitada a lo que podemos conocer en la tercera dimensión. La energía existe, tiene la cualidad de ser y esa es la única cualidad, aunque tendemos darle mucho más poder de la que tiene. Cómo podemos saber y experimentar que depende de nuestra vibración energética y de nuestra experiencia dimensional?. La energía es más que lo que sentimos, es lo que somos. Y la emoción no es un sentimiento, es el movimiento de energía que es la cualidad que expresa en tercera dimensión.

En la primera dimensión conocemos la energía como luz y oscuridad, en la segunda como forma y materia. Pero en la primera y en la segunda dimensión no existe movimiento, que se torna posible en la tercera dimensión donde la energía puede llegar a ser, crea y tiene movimiento, que nosotros conocemos como resultado y experiencia como "sentimiento" u "emoción". Nos conectamos a la energía desde donde estemos en nuestra experiencia de vida y el alcance de nuestra conexión se decide por factores que influyen nuestra vibración energética, la dimensión en la que existimos, nuestras creencias, pensamientos e historia y la ubicación de nuestro centro emocional en el corazón alto o bajo.

La energía se está constantemente moviendo, sin tener en cuenta de si somos conscientes de su movimiento en nuestra vida, incluyendo cuando nos sentimos atrapados. No es posible para la energía permanecer quieta, de la misma manera que no es posible para nosotros detener la respiración en forma consciente (nosotros podemos hasta que nos desmayamos y entonces nuestro cuerpo comenzará a respirar por sí mismo). El movimiento de energía puede ser conocido en niveles diferentes pero el que más conocemos es el chakra corazón, porque es cómo nos sentimos. Nuestra experiencia completa de la tercera dimensión es a través del sentimiento y esto es cómo nosotros utilizamos la energía, para hacernos "sentir" algo, cómo juzgamos la energía y la conexión con ella, y cómo evaluamos nuestro poder, por el hecho de que podemos cambiar nuestros sentimientos. Pero no importa cuan complicado hacemos el proceso, estamos trabajando con energía.

Es difícil para nosotros imaginar que no existe más emoción que el movimiento de energía debido a la poderosa relación que tenemos con él. Las emociones nos impulsan, ellas determinan nuestra experiencia de vida, afectan todas nuestras elecciones y a través de ellas nosotros decidimos lo que haremos. Cuántos de nosotros elegiríamos algo que sabemos nos hace sentir mal por encima de algo que nos hará sentir bien? Hasta incluso si lo que nos hace sentir mal es la mejor elección, elegiremos algo que tenga un resultado emocional positivo para nosotros en su lugar. Por ejemplo, si tenemos miedo de estar solos permaneceremos en una relación insatisfactoria aunque nuestra mejor elección sea partir, porque esto nos haría sentir mal al mostrarnos el miedo de estar solos.

Ser capaces de elegir desde un lugar de no-enjuiciamiento es la clave para limitar la influencia del ego y asegurar que estamos eligiendo desde nuestro corazón más elevado centrado en el espíritu en vez del corazón inferior enfocado en el ego. En la tercera dimensión nos conectamos a la energía a través de nuestras emociones, conectando las energías de los primeros cuatro chakras. Pero cuando nuestro centro de emociones está en el corazón inferior, estamos centrados en el ego y nuestras emociones reflejan las vibraciones del ego. Cuando añadimos nuestra conexión espiritual a nuestra vida y a la propia experiencia portamos la energía al corazón superior, que entonces nos permite ir más allá de la emoción hacia la co-creación, poniendo en forma consciente la energía en movimiento, plenamente consciente de nuestras capacidades co-creativas y sabiendo cómo crear el resultado que deseamos. En el corazón superior, reconocemos nuestra divinidad y nuestra experiencia dimensional se mueve hacia los reinos superiores.

Qué tiene esto que ver con cómo vivimos nuestra vida?




Todo, porque a un nivel del ego no tenemos concepto de maestría o co-creación, no nos damos cuenta de la "existencia" o de la naturaleza sensible de la energía y reaccionamos en vez de entrar en acción, porque tenemos una relación contradictoria con la energía, pensando que es un conjunto pre-dispuesto de desafíos que debemos vencer porque nuestra primera experiencia emocional es kármica. Y no obstante nada podría estar más lejos de la verdad porque la naturaleza de la energía es sensible y responde y lo que conocemos a través de las emociones es en realidad un espejo de nosotros mismos en cualquier punto en el tiempo. Lo que sabemos de energía y sentimos como emoción no es ni más ni menos que el resultado de nuestra intención.




Como seres humanos nos conectamos a la energía a través de la intención. Cuando nos proponemos algo, queriendo decir con esto que queremos manifestar o crear, establecemos la energía en movimiento y ésta nos responde. Pero en vez de comenzar desde nuestra posición más fuerte conectada a nuestro corazón superior plenamente en nuestro poder, expresando nuestra divinidad y manifestándose desde nuestra energía e intención más elevada, lo hacemos al revés. En vez de intentar un resultado emocional comenzamos con una emoción que tenemos actualmente y tratamos de proyectar un resultado diferente.

Así que comenzamos con una emoción y luego juzgamos nuestra vida basada en esa emoción y establecemos una intención para tener otra emoción en vez de esa. La energía se moverá en cualquier dirección que nosotros proyectemos. Esta es la razón por la que debemos aprender a apreciar, a asumir responsabilidades y ser agradecidos por cada experiencia, porque sólo podemos avanzar, de la alegría a más alegría, desde el amor a más amor, de la paz a más paz. Cuando nos decimos lo mucho que odiamos nuestra experiencia actual, estamos estableciendo la energía en movimiento con sentimientos de odio, auto-crítica y enjuiciamiento y sólo podemos crear una cosa, más de lo que estamos odiando. La Gratitud crea una vibración superior, un cierre y expande la energía hacia una vibración más elevada.

Por supuesto debemos separarnos del resultado y estar listos para aceptar cualquier experiencia que nos trae lo que queremos sentir, lo que es muy difícil de hacer cuando tenemos nuestro corazón y nuestra mente puesta en un resultado en particular. Pero entonces estamos poniendo la energía en movimiento a través del corazón inferior y no a través del corazón superior. El corazón inferior no puede ser separado porque su primera prioridad es gratificar y validar al ego que siempre busca algo para validarse a sí mismo. Cuando nos juzgamos a nosotros mismos, el ego quiere confirmar eso. Cuando nos amamos a nosotros mismos, ponemos la energía en movimiento que nos traerá personas y acontecimientos que refrendarán el amor a nosotros mismos.

Es lo que no sabemos acerca de la emoción lo que nos impide realmente ingresar a una vida que conoce la alegría sin límites, el éxito abundante y el logro a cada nivel. Nuestro conocimiento de la emoción es aprendido de la experiencia de épocas de vida, y nos fue enseñado por personas que saben tanto o menos acerca de la energía que nosotros. La conexión con la energía y la emoción es parte de la vida pero está limitada por el poco conocimiento que tenemos acerca de cómo realmente funciona la energía. Nuestra experiencia de vida está controlada por la emoción, está expandida o contraída por la emoción y nuestros juicios y opiniones están basados en las emociones que experimentamos. Aprender esa emoción es simplemente energía en movimiento que es la llave para la concreción de vida.

Una vez que comprendamos las leyes de la emoción o la energía en movimiento, podemos vivir a través de una sociedad energética para crear una experiencia emocional que resuene con nuestro potencial más elevado y haga realidad nuestros sueños más atesorados.



Muchas bendiciones!



A través de Jennifer Hoffman
www.urielheals.com

Traducción al Español: Alicia Virelli

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada