POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

jueves, 16 de diciembre de 2010

MADRE MARÍA... "Céntrense en Su Corazón, en El Padre y en Mí" ...

Sí, me has sentido bien.
Te había dicho que vendría con noticias…
Tranquila mi niña…
Si, te dije que algún otro maestro vendría, 
pero no; he venido yo, y es igual.


Vengo a hablar sobre las circunstancias que se están dando, y que están por arreciar en el planeta tierra.


Las personas, todos… mis queridos hijos, por favor; deben mantenerse en calma, en serenidad; y como una vez, y otra vez, se les ha dicho; permanezcan centrados en sus corazones.


No habrá otro lugar para refugiarse; más que en sus corazones, más que en el Padre, que es parte de cada uno de ustedes, en sus corazones; así es.


Mi querida niña, las cosas; como ya dije, están arreciando, pero es necesario, para poder dar la bienvenida a la nueva realidad, a la nueva vida.


Para que algo nuevo pueda surgir; lo viejo y caduco debe morir; y eso es lo que está sucediendo.


Muchas cosas acabarán esta semana, muchas otras acabarán en dos ó más semanas; pero lo único que importa, es que todos mis hijos, cuando se encuentren en circunstancias que no sean agradables; por favor, se centren en su corazón, en el Padre y en mí… que seremos su alivio, frente a lo que puedan vivir ó experimentar y califiquen de negativo, aún cuando ya saben, que nada hay que se pueda tildar de negativo ó positivo, pues simplemente es, y cumple una función.


Mi niña, prepárense, estén pendientes, estén alertas, y como ha dicho mi hijo, ahora sólo enfóquense en ser y permanecer enfocados en la luz que son, y repartirlo al universo.


Yo soy su Madre María, y los amo profundamente a todos.



MADRE MARÍA

Por: SaräAmma

email: saragem@hotmail.es

16 de diciembre de 2010, 1:21am

WebSite: http://escritores-canalizadores.blogspot.com/

WebSite: http://isismikael.blogspot.com/

MENSAJE DE MARÍA AÚN ES TIEMPO DE DESPERTAR





Es Madre María…

Hoy, con un mensaje para la humanidad.

Estamos viviendo momentos cruciales, momentos críticos para muchos; aunque no todo sea dicho en noticias, televisor ó medios de comunicación cualquiera. Lo poco que se ve, es suficiente para que se den cuenta que el planeta entero está pasando por un proceso profundo de limpieza y purificación.

Mis hijos, yo no vengo a corroborar nada, de lo que ya se ha dicho; pues los hechos hablan por sí solos.

El que tenga ojos que vea.

El que tiene ojos tiene la capacidad de ver, si quiere; ó hacerse el desentendido para no aceptar las equivocaciones ó errores que se han cometido.

Mis niños, ya se les ha dicho.

El momento llegó, el momento es ahora.

Ya no sabemos como más, dirigirnos a ustedes, para que abran los ojos y se den cuenta, cual es la verdadera realidad, y cual sigue siendo una ilusión en sus vidas.

Quisiéramos poder ir, uno por uno, y despertarlos a la fuerza, para no perder a ninguno de nuestros hijos en el camino. Pero, no es posible, no se nos he permitido, por las propias reglas que ha impartido el Padre; y que él mismo, y nosotros debemos acatar.

Así que, el único medio que nos queda para llamar su atención, es estos mensajes, y que a veces, muchos ignoran, a pesar de que se dan dado pruebas de sincronicidad en los mensajes.

Y aun así, dudan de nosotros, dudan de nuestra credibilidad.

Mis niños, cada vez que podamos, haremos el intento, una y otra vez, de llamarles la atención, para que vuelvan al camino que les corresponde, y no que anden descarrilados, alimentando solo el ego, de quienes les rodea, y nada más.

Abran los ojos mis niños, aun están a tiempo de despertar. Pero, cuando ya sea tarde, no habrá forma de volver atrás, y retomar el camino, que una y otra vez, les hemos dicho, deben tomar.

No hagan oídos sordos a mis palabras, y actúen, al menos por curiosidad, de saber, que vendrá a la vuelta de la esquina, más adelante.

Es todo mis niños.

Ya en otro momento, alguno de mis hermanos maestros, vendrá con novedades en relación a lo que está sucediendo con Gaia, el planeta tierra.

Los amo profundamente.

Yo soy su Madre María.