POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

martes, 10 de mayo de 2011

LAS PLEYADES Y EL SISTEMA DE VIDA HUMANO




--

¿Cómo comienzo a hablaros de Las Pléyades? ¿Os puedo decir que es un remoto lugar en el Cosmos? ¿Os puedo decir que muchos de nosotros provenimos de ese conjunto de Astros, os puedo decir que las definen con varios nombres y las ubican en diferentes constelaciones y varios dichos más que ya todos sabéis?

Yo lo que quiero contaros es mi experiencia como ser que proviene de ese núcleo de Luz en hegemonía, debido a la Paz ganada con saber encontrar el camino correcto, que nos llevó a engendrar como seres humanos en el Planeta Tierra.

Eones de momentos ha, en el conjunto de Astros a las que se las llama Pléyades, después de una larguísima etapa de confrontación intergaláctica, se llegó al consenso de verificar la vida en el Planeta Tierra, que hasta ese momento no había tenido el éxito esperado, con las diferentes formas en que se experimentó la vida en el Planeta Tierra, ninguna de esas especies tuvo éxito. Fue entonces cuando decidimos llegar con el aspecto que se mantiene hoy día.

No fue fácil el acoplamiento a este sistema solar, ya que la forma de vida y desarrollo en que nos desenvolvíamos, eran completamente diferentes, nuestro sistema era evolucionado en comparación con lo que podíamos desarrollar aquí en la Tierra. Es cuando se decidió en consenso crear la Atlántida, donde pudieran caber toda clase de sentimientos y aptitudes. Se generó una forma de vida placentera, plena de saber y compromiso. Pero todos sabíamos que veníamos a completar nuestras vivencias y que no sería nada fácil el compromiso. Ahí comenzamos a experimentar sentimientos y aptitudes, todos ellos para discernir cual sería el mejor para los más.

Como toda etapa de aprendizaje se cometieron muchos fallos y ello generó en la separación entre la Atlántida como generadora de vida humana y Lemuria, su alma gemela, esta se convirtió en el espejo donde no gustaba mirarse, porque reflejaba lo que se había consensuado y a lo que se estaba llegando. La reacción de los Atlantes fue atacar a Lemuria, para así destruir ese reflejo que no gustaba a nadie, pensaron que destruyendo a tú igual, todo sería más fácil, cosa que no fue así, pues la destrucción de Lemuria, acarreo la de la misma Atlántida momentos de tiempo más tarde, dando paso a las leyendas e historias referentes a esas culturas que fueron una, convertida en las dos caras de la moneda.

Los Lemurianos que perecimos en el gran tsunami que barrió toda Lemuria, estamos contactando actualmente unos con otros, para el bien del momento, pues no es nuestro gusto que vuelvan a correr la misma suerte, los puntos del Planeta que están afectados por circunstancias parecidas a lo explicado.

Nosotros Pleyadianos de procedencia y Lemurianos de sentimiento, estamos dispuestos a poner todo nuestro empeño en evitar una nueva y gran destrucción generalizada. Los aconteceres actuales al momento, son ejemplos que hay que evitar se esparzan por el territorio del Planeta Tierra. Sabemos que son lecciones para el aprendizaje general y ello conlleva que muchos hermanos, se ofrezcan con gusto a servir de cobayas para el gran experimento vida en el Planeta Tierra. A lo largo del desarrollo de la vida como tal, las circunstancias han sido inauditamente muy diferentes, pero todas con un denominador común, el EGO, el EGO, es el enemigo del Alma, porque la confunde, debemos librar en Paz y Armonía, una batalla para que no se adueñe de los más, el espíritu de la venganza, del odio, del temor, que es lo que generó la desaparición de la Atlántida y de su igual Lemuria.

En el momento del ahora de este nuestro tiempo, se está generando una gran ola de sentimientos equivocados, que al confluir, generan los dispares núcleos energéticos que cierran el paso a la Vida, tal cual fue proyectada. Es momento oportuno para cambiar los conceptos y dilucidar lo más conveniente, el paso del tiempo, en el ahora del momento, ha demostrado con lecciones duras, que no es oportuno generar desasosiego, tanto al hombre, como al Planeta, pues la reacción siempre es contraria a lo oportuno de cada momento, por lo equivoco de las decisiones tomadas el efecto es colateral y ahí está la cuestión a discernir y que debe ser opcionada con decisión y valentía, para continuar con el gran proyecto VIDA, porque este es amplio y conlleva muchas circunstancias, que en el momento actual, no se están desarrollando correctamente y lleva a condicionamientos negativos, tanto para el hombres, como para cualquiera forma de vida, así como para el propio Planeta y su entorno perteneciente al sistema Solar.

Creemos firmemente, los que vinimos con el encargo de generar vida en el Planeta Tierra, que las directrices y coordenadas se han entendido equivocadamente, es hora de corregir rumbos y recuperar los centros, ya que el mismo Planeta Tierra, debido a la gran cantidad de fenómenos, tanto propios, como inducidos por el hombre, ha desequilibrado su eje y ello proyecta los movimientos que convergen en estos momentos de incertidumbre, pues el Planeta se queja, como muchos han denominado, dolores de parto, estos dolores son debidos al mal uso del programa evolutivo de la humanidad, porque el mismo fue consensuado en completa armonía y se decidió llevar a cabo bajo la solvencia del sentimiento mayor que se pueda sentir, pero el mismo sentimiento deriva en otras formas de sentir, he ahí la cuestión que nos ocupa, que se ha llevado a engaño, por la conveniencia de cada momento, a la mayoría de los congéneres. Creemos firmemente que es momento de tiempo, en que se deben restablecer las reglas del juego y llamar al orden a los jugadores, como si de un gran tablero de ajedrez se tratase, al igual que sus reglas, debe ser la convivencia en el Planeta Tierra, pues hasta ahora el libre albedrío no ha sido respetado y es primordial concepto para seguir con el proyecto VIDA, tal cual se generó.

Creemos firmemente que hay deseo de cambio, pero este debe ser a todos los niveles, no sólo para el de enfrente, si no para cada uno, para cada interior, para cada partícula del ser, en ello va la dirigencia de saberse digno del acontecer, que en cada momento se vaya desarrollando, no dejándose arrastrar por las circunstancias y los egos de los que se creen amos y señores de los demás, no siendo esto factible, pues amo y señor es cada uno de sí mismo y luego en completa armonía y consciencia de toda la Creación, por igual, nadie más que nadie, todos iguales, cada uno en su ocupación, pero compartiendo victorias y derrotas, por igual, en el mayor de los aprendizajes, de eso se trata y por ello se decidió engrandar en cuerpos humanos, porque es el prototipo perfecto para el desarrollo de todo lo imaginable, la simbiosis, cuerpo, mente, espíritu, está el compendio más inaudito que hasta ahora se había podido recrear en un solo cuerpo.

Ahora desde un cuerpo humano, sabiendo quien soy en esencia, os digo, recapacitemos, seamos capaces, porque lo somos, de enderezar los torcidos que se han generado a lo largo del momento tiempo, es urgente que se vuelva al completo consenso y se queden atrás los egos infravalorados, solo con humildad y aceptación, se podrá volver al Ser divino que habita en cada cuerpo humano y en completa armonía hacer del proyecto VIDA, el ejemplo a seguir por otras formas de existencia, que anhelan llegar a un plano tan rico en proyección, como lo es el entorno que se está deteriorando, por el mal entender de la parte humana del ser.

Es nuestro deseo que todo vuelva a su sentido y que la vida como tal en forma humana, vuelva a ser la opción que muchos seres puedan pretender, para llegar a la completa sapiencia en sentimientos y aptitudes.

Siempre a las órdenes de la totalidad y en estado de guardia perpetuo Ahjit Sheron os deja, con la encomienda de que seáis vosotros mismos en esencia y las partes no oportunas sean desterradas de vosotros y vuestros entornos, transmutándolas en beneficio para la totalidad. Hasta siempre.




Fuente : http://hermandadblanca.org/2011/05/08/las-pleyades-y-el-sistema-de-vida-humano-por-ahjit-sheron/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada