POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

viernes, 11 de junio de 2010

TIERRA - LAS CLAVES DE LA BIBLIOTECA PLEYADIANA VIVIENTE, por Bárbara Marciniak

Llegará un momento en que las fijaciones materiales ya no tendrán ningún sentido para vosotros. Os preocupará mucho más cuidar vuestra vida que vuestros bienes materiales.
Aprenderéis a confiar en vuestro centro de sentimiento y permitiréis que os guíe el espíritu a un nuevo hogar, si esto es lo que os hace falta.
Podéis estar seguros de que cuanto más polucionáis y destruís este planeta, más energía hará falta para sacudir y limpiar las cosas.
Un gran número de seres humanos que no funcionan con amor para sí mismos y para el planeta, se marcharán rápidamente después de haber sufrido una exposición a los rayos que llegarán a la Tierra. Esto forma parte del cambio electromagnético de la civilización.
Al morir, el vehículo humano transporta la conciencia a otros reinos.


11 - LA INICIACIÓN DE LA TIERRA

La actual es una época de decadencia de la civilización y el despertar a una forma completamente nueva de conciencia. Esto no se había anunciado jamás en vuestra historia.

Nosotros hemos subrayado vuestro valor y el de la Tierra. Ella es vuestra madre, os siente y conoce vuestro nombre. En su búsqueda de la comprensión, ha permitido que se usara la energía de mala manera e incluso ha perdido su verdadera identidad al dejar que los humanos la violasen y abusasen de ella. Para que la Tierra pueda dar el salto necesario que afectará a todo este universo, hace falta una limpieza y que se produzca una sanación —una iniciación.

Durante una iniciación hay que pasar por el centro del infierno —hay que pasar por aquello que parece que te quiere destruir y limitar—. La verdad es que os tenéis que enfrentar a lo que teméis. Si estáis sumergidos en aquello que teméis, agarraos a la imagen de lo que sois cuando estáis completos y felices y transmutad la energía del miedo, aprendiendo algo sobre vosotros mismos. Cuando vuestro campo energético deja de sostener el miedo, aquello que teméis ya no tiene fuerza para destruiros. Una iniciación es la conclusión de una serie de tests que os conducen a la maestría dentro de una parte de la existencia. La Tierra está pasando por un proceso de iniciación y también os guiará a vosotros.

La Tierra está en un momento álgido de una crisis de identidad. Ha habido reuniones y encuentros de organizaciones que pretenden proteger el medio ambiente y que actúan como si una tirita aún pudiese arreglar las cosas a tiempo. ¡No! Ya no se pueden arreglar los diques puesto que los ladrillos se están partiendo, haciéndose pedazos y cayéndose. ¿Qué es el dique? El dique son todas las ideas, estructuras y sistemas de creencias que contienen las aguas de la conciencia. Queridos amigos, vosotros estáis hechos de agua.

La Tierra está pasando por unos cambios bastante tumultuosos. Después de haber estudiado las historias de la Tierra y de otros muchos mundos, nosotros vemos esta probabilidad como algo inevitable debido a la extrema polaridad de la Tierra. Podéis estar seguros de que cuanto más polucionáis y destruís este planeta, más energía hará falta para sacudir y limpiar las cosas. Un gran número de seres humanos que no funcionan con amor para sí mismos y para el planeta, se marcharán rápidamente después de haber sufrido una exposición a los rayos que llegarán a la Tierra. Esto forma parte del cambio electromagnético de la civilización. Al morir, el vehículo humano transporta la conciencia a otros reinos.

Debéis daros cuenta de que sois seres espirituales y tenéis que enraizar este saber en la aplicación práctica de vuestro «ahora». Conforme la Tierra avance en su propia experiencia, una multitud de seres sin un cuerpo físico, estarán sentados en las gradas etéricas, observando el despliegue de la ley de causa y efecto. Esta es la única manera de que puedan aprender la lección de valorarse a sí mismos y a la existencia del planeta. Estos observadores sentirán las emociones colectivas de aquellos que participen en el acontecimiento en la Tierra. De esta manera participarán y, tal vez, al mismo tiempo os infundan un poco de compasión ya que sois compañeros en todo esto.

Algunos de vosotros queréis pretender que los cambios en la Tierra no se están produciendo. Sin embargo, sí están ocurriendo, pero no hay nada que temer porque son parte del proceso del gran cambio. Cada uno de vosotros crea su propia realidad y su oportunidad de evolucionar. En algún nivel de la conciencia, todos los que estáis en el planeta en este momento, conocéis los planes porque el potencial de la Tierra está almacenado en todas las heliografías.

Aunque a muchos de vosotros os sorprenda estar en este lugar de alboroto y transformación, y os preguntéis cómo habéis llegado hasta aquí, todos estáis eligiendo permanecer aquí. La verdad es que no tiene mayor importancia si os quedáis en el planeta y cambiáis vuestra vibración o si os marcháis, para sentaros en las gradas, para ver el espectáculo desde ahí. En algún nivel, en alguna vía de la existencia, participaréis y aprenderéis.

Tened compasión y neutralidad y comprended que el dolor puede ser un maestro poderoso. Si hoy sufrís, no tenéis por qué sufrir mañana. Y, ciertamente, no tenéis por qué estar sufriendo dentro de una o dos semanas puesto que las células de vuestro cuerpo cambian continuamente. Sois vosotros los que os estáis repitiendo una y otra vez debido a vuestros pensamientos, creencias e imaginaciones.

La crisis de sanación no ha hecho más que comenzar y la fiebre está subiendo. Entre 1994 y 1999 el caos irá aumentando. Durante este período habrá un gran movimiento que creará miedo y confusión en el planeta. Al mismo tiempo, se producirá una gran fusión del ser multidimensional al abrirse los campos energéticos del espacio para que fuentes de inteligencias puedan viajar fácilmente. Viajarán a través de vosotros y emergerán en vuestros dominios.

La actual es una época de decadencia de la civilización y el despertar a una forma completamente nueva de conciencia. Esto no se había anunciado jamás en vuestra historia. En la memoria de algunas personas y en la propia superficie de la Tierra, están registrados los cambios de grandes masas de terrenos —el hundimiento de lo que llamáis el continente de la Atlántida debido a un cataclismo—.

En su tiempo, esta masa de tierra llamada la Atlántida era una entidad autóctona.

La comunicación e interrelación global que tenéis hoy en día es completamente diferente de lo que existió durante la del período atlante. Claro está que todas las sociedades se vieron afectadas, de una manera o de otra, por el hundimiento de la Atlántida. Los efectos de lo que sucederá ahora serán completamente diferentes.

Hoy en día, tenéis redes de telecomunicaciones, viajáis continuamente y existe un intercambio constante de ideas entre continentes, además de darse unas relaciones entre la gente y una especie de matrimonio entre los diferentes continentes y culturas.

Todas estas cosas harán que los efectos del cambio sean mucho más profundos que el hundimiento de la masa de la tierra atlante. La Atlántida no estaba tan integrada ni tan interconectada con el resto del planeta como lo están ahora vuestros continentes. Hoy en día existe mucho menos aislamiento y, por lo tanto, os afectáis mutuamente mucho más.

En los próximos diez años serán muy pocos los que se mueran solamente una vez. Hace poco alguien comentó:

«Esto es pasmoso. Me estáis preocupando verdaderamente».

Nosotros le contestamos: «Bien, te queríamos preocupar».

El dijo:

«Yo tengo una docena de monos. Tengo cabras. Tengo todo esto. ¿Qué debo hacer? No sé qué salvar, no sé qué llevarme y qué regalar».

Nosotros dijimos:

«Escucha, la primera vez que te mudes, coge un gran camión, mételo todo, llévate todo lo que puedas y vete. La siguiente vez que te mudes, a lo mejor tendrás tiempo para meterlo todo en tu coche y marcharte. La tercera vez, a lo mejor, sólo puedas coger lo que puedas cargar sobre tus espaldas y, cuando te mudes por última vez, sólo podrás coger lo que quepa en tus manos».

¿Lo entendéis? Hace falta soltar mentalmente todo aquello que os retiene y vivir el momento en paz y con claridad. Estos son, a lo mejor, grandes cambios para vosotros.

Llegará un momento en que las fijaciones materiales ya no tendrán ningún sentido para vosotros. Os preocupará mucho más cuidar vuestra vida que vuestros bienes materiales. Aprenderéis a confiar en vuestro centro de sentimiento y permitiréis que os guíe el espíritu a un nuevo hogar, si esto es lo que os hace falta.

Para energetizar un nuevo lugar, podéis decir:

«De acuerdo, tengo la sensación de que debo mudarme. No sé a dónde ir».

Entonces, hay diversas maneras de proceder para energetizar la nueva dirección. Cada noche, antes de acostaros, podéis deciros a vosotros mismos:

«Deseo activar mi nuevo hogar en mis sueños. Deseo soñar con mi nuevo hogar. Deseo recordar mi nuevo hogar y deseo reconocerlo con claridad en la tercera dimensión».

Otra manera de descubrir, chequear y verificar vuestro nuevo domicilio es mediante el péndulo y la radiestesia. Hay personas que pueden ver, gracias al don de la clarividencia, con bastante veracidad dónde estarán los lugares más seguros. Hay muchas maneras de hacerlo. Vuestras vidas se simplificarán por necesidad. Cuanto más os preparéis para esta simplificación, más fácil os será.

Eliminad las cosas innecesarias y que sólo cargan vuestras vidas con responsabilidades —todas aquellas cosas que no necesitáis—. ¡Aligerad! Sentaos sobre la Tierra y sentidla, comunicaos con la Tierra y confiad en la Tierra. Confiad cuando la Tierra se mueva que os moveréis con ella sincronizadamente. Confiad en que la Tierra os amará, os avisará y os informará de alguna manera.

Confiad en que los insectos os hablarán, igual que los gatos, los perros y los pájaros. Si tenéis esta comunicación y un profundo amor y aprecio por la energía de las vibraciones de la Tierra, ésta trabajará con vosotros. Recordad, ella os conoce. No importa quiénes sois, ella sabe de vuestros sentimientos e intenciones y responderá.

Cuando aprendáis a confiar en el hecho de que la Tierra trabajará con vosotros, la confianza en vosotros mismos crecerá. Si llega un momento en el que no tenéis nada para comer, os sugerimos que recordéis algo que sí tenéis y que es uno de vuestros recursos más importantes —vuestra imaginación—. Está comprobado que la gente puede imaginarse que está comiendo y luego se siente satisfecha. ¿Captáis la idea? Esto exigirá mucha disciplina, pero podéis visualizar la comida delante de vosotros y cómo estáis sentados y estáis comiéndola. Visualizad cómo pasa por vuestro cuerpo, imaginad su sabor y sentid la sensación de plenitud. Esto es una sugerencia, si se da el caso, de que os veáis empujados de verdad hasta los límites.

Cuando ocurran todos estos cambios, muchos animales dejarán el planeta. Las vibraciones que aparecerán serán bastante diferentes cuando la gente procese el dolor. Dentro de cada uno hay un dolor colectivo y este dolor tiene que aparecer en la superficie para desintoxicaros.

Vuestro medio ambiente está tan intoxicado que no podéis escapar. No tenéis ni idea. Sin embargo, muchos de vosotros os sentís estupendamente y os seguiréis encontrando estupendamente porque vosotros creáis lo que hacen vuestras células. Los demás pueden crearos situaciones tóxicas. Estas os pueden subyugar y bajar vuestro nivel.

O, podéis decir:

«Yo creo mi realidad y cuando creo mi realidad puedo aprender de cuanto creo en mi entorno».

Los cambios de la Tierra se identifican con la muerte ¿verdad? En vuestro planeta no sabéis prácticamente nada sobre la muerte. Todos estos cambios proporcionarán grandes oportunidades para aprender sobre la muerte. A algunos de vosotros os parece que, cuando la gente se va o muere, está ocurriendo una desgracia. Parece que algo está fallando y que hay algo que se haya hecho mal. Nosotros vemos lo contrario. Vemos que la gente deja el planeta con un nuevo punto de vista.

Tienen mucha suerte porque hay muchos de vosotros que tenéis vuestro corazón abierto y transmitís una unidad de propósito y permitís, de esta manera, que los demás aprendan y se den cuenta de por qué han venido. No todo el mundo ha venido para ver una nueva Tierra. ¿Podréis entender que hay gente que ha venido a este planeta para morir en paz, sin tortura ni dolor y para morir con una sensación de liberación?

Actualmente vive muchísima gente en el planeta que acompaña a las personas en el momento de la muerte. Son capaces y están dispuestos a acompañar a los moribundos a los reinos desconocidos. Crean paz para aquellos que se marchan.

Volverá a haber una gran comunicación entre los vivos y los muertos. Aquellos que cruzan al otro lado para morir, no perderán nada. Al contrario, ganarán en conciencia.

Alguno de ellos puede decir:

«He completado un ciclo. Ya no me hace falta cargar con un cuerpo doliente y nunca más tendré que morir con miedo».

Hay mucha gente que ha venido a la Tierra, en estos precisos momentos, para que se pueda entender la muerte. Se ha enganchado aquí debido a «trampas» del bajo astral y al control de frecuencia.

Para cada uno de vosotros se plantea el reto de ayudar a otros cuando se marchen del planeta. Esto no significa que haya que acabar con la vida. La fuerza vital que sois tiene su propósito y su cometido y cuanto más tiempo os quedéis y os comuniquéis con vuestro cuerpo, más fácil será vuestro tránsito. En el mejor de los casos seréis capaces de aprender cómo morir concientemente y detener las funciones corporales. No hay nada que temer de la muerte exceptuando las cosas que os imagináis con respecto a ella.

Todo funciona según vuestras propias órdenes o las de aquellos a los cuales habéis elegido seguir. Confiad en vosotros mismos y diseñad vuestras propias experiencias. Atreveos a crear lo ideal.

Si tenéis miedo a la muerte y al dolor y se os presenta la oportunidad de ayudar a alguien que se marcha, vuestro corazón querrá cerrarse.

Puede que penséis:

«No puedo hacerlo. No puedo mirar de frente a la muerte. Me asusta demasiado».

Mantened vuestro corazón abierto. Dejad que la Diosa haga y os daréis cuenta de que hay una madurez y una oportunidad en la muerte de cada persona. Es verdad, los hechos están dirigidos; no obstante, no pueden ser orquestados sin la correspondiente conciencia. Cuando hayáis eliminado los últimos posos del miedo y de incomprensión, muchos de vosotros seréis llamados para trabajar con los muertos y para ayudar a liberarles. Cuando esto suceda a gran escala os encontraréis con que los muertos vuelven periódicamente.

Cuando os convirtáis en acompañantes de moribundos, seréis capaces de vivir la experiencia de la muerte con ellos y volver después —sabréis cruzar al otro lado y volver—. Os daréis cuenta de que hay muchas energías diferentes que acompañan a cada persona en este viaje. Pedid que un ser conocedor, elevado, sabio y benévolo se fusione con vosotros y os ayude a entender cómo crear la mejor oportunidad que reside en la muerte.

Solicitad la habilidad de pasar por la experiencia de la muerte para acompañar a otra persona como se hizo en el antiguo Egipto. Llevadla muerta en un barco al otro lado y volved para luego contarles a los demás a dónde fue. Para algunos de vosotros esto será algo esencial y que debéis conseguir en esta década, aquí en el plano terrestre.

Cuando ayudéis a alguien a morir, convertíos en una gran capa y permitid que vuestras moléculas se dispersen. Cuando os hayáis convertido en este gran manto, fusionaos con la persona moribunda y acompañadla. Cread una columna de luz y dejad que la luz se mueva hacia arriba y entonces seguidla y observad lo que sucede. Será algo muy profundo. Durante los últimos veinte o treinta años ha habido muchas reconocidas experiencias cercanas a la muerte. La sabiduría de aquellos que ya llegaron al umbral de la muerte y volvieron es esencial para la paz en vuestro planeta. Los muertos vuelven una y otra vez para hablar con sus seres queridos y para dar testimonio de a dónde los llevasteis. Habrá otros muchos que parezca que se vayan a morir; verán el umbral de la muerte, volverán y toda su vida será diferente. Esto es lo que se conoce como «experiencia cercana» a la muerte.

Cuando la gente pasa de una dimensión a otra —cuando mueren, como lo llamáis vosotros en el plano terrestre— se puede facilitar este proceso en gran medida, utilizando el sonido. Quizá queráis experimentar con diferentes sonidos. Tal vez queráis entonar algún sonido, hacer sonar algún instrumento o cantar. Descubriréis qué es lo más conveniente. Solicitad ayuda e intuición. Es importante que os comprometáis a seguir vuestras intuiciones. Estas serán las que salvarán vuestro cuerpo. Si os viene un impulso que os dice: «¡Marchaos!», algo os está diciendo que debéis moveros; algo os está diciendo que debéis iros. ¡Hacedlo! Aprended a reconocer vuestras intuiciones y seguidlas.

Uno de los regalos más grandes que podéis dar a vuestros padres, es ayudarles a marcharse de la Tierra de la misma manera que ellos os ayudaron a venir a ella con el regalo de la vida. Ellos os ayudaron a ser y existe un ciclo que hay que reconocer. Debéis entender la liberación del karma, el soltar. Ellos os dijeron: «Estás aquí. Yo te doy la vida». Vosotros debéis decir: «Estáis aquí. Os ayudo a dejar la vida». La gente tiene niños para completar y cerrar un ciclo. Buscad la alegría que hay en todas las fases de la existencia.

A muchos de vosotros os contactarán los muertos diciéndoos que están atascados y que necesitan ayuda para poder cruzar al otro lado. Puede que hayan estado muertos durante meses o años. Pero esto supone otra forma de acompañar a los muertos. Podéis decir: «Vete hacia la luz. Vete y busca a tus amigos». Aprenderéis cómo hacerlo porque es algo que está en vuestras células. No es algo para lo cual tengáis que hacer necesariamente un cursillo de formación. Recordaréis cómo se hace.

Es un privilegio estar con una persona cuando se marcha del plano terrestre. Tal vez no seáis capaces de viajar con ella hacia la muerte de forma conciente porque para eso es necesaria cierta habilidad. También puede ser que no se os permita acompañar a personas muy cercanas a vosotros porque, a lo mejor, no querríais volver. Sin embargo, si pensáis que vais a evitar la muerte porque la consideráis insana, os vamos a dar una buena nueva. No se podrá evitar la muerte en los años venideros. Representa un gran privilegio —recordadlo— ayudar a las personas que mueren.

La tarea de un acompañante de moribundos consiste en ayudar a éstos a encontrar el punto del perdón, a permitir que ocurra la liberación, producida por la muerte, sin ningún sentimiento de culpa, enjuiciamiento o victimismo. Realmente, es un arte porque mucha gente se abre al perdón en los momentos finales. Cuando los moribundos se acercan a su creador, el tiempo se disuelve, los momentos se alargan y se convierten en lecciones conmovedoras de la vida y se presenta una gran oportunidad. El mayor perdón siempre tiene que ver con vosotros mismos, porque vosotros habéis juzgado todo y habéis hecho que el perdón sea necesario.

Podéis ayudar a los moribundos a encontrar la paz en sus vidas, a partir con serenidad y amor, con una sonrisa en los labios. Ayudadles, animándoles a que busquen a sus amigos o parientes o a otros seres que les están invitando a avanzar. Esta es una clave fundamental en la ayuda y en el acompañamiento a los moribundos.

Parte de esta experiencia consiste en que seáis capaces de decir a la persona que se está muriendo:

«Eres amado. Eres hermoso. Eres como un recién nacido entrando en otro reino. Libera a todos y todo lo que te supone una carga. Libérate de todo y date cuenta de que has vivido tu vida de la mejor manera posible. Nadie te juzgará. Vete en paz, pon una sonrisa en tus labios y elimina todo enjuiciamiento que pueda haber en ti. Relájate y permite que tu vida cobre sentido en este momento que te estás embarcando en la siguiente fase de tu identidad».

La muerte supone una gran sanación porque al otro lado de la muerte hay vida. Cuando enviáis energía a estas personas que están haciendo el tránsito, hacédselo saber a la Tierra. Ayudad a la Tierra en su proceso y hacedla saber que queréis estar aquí para participar en la transformación. Todo esto supone una auténtica forma de permiso cuando os entregáis a este proceso y dejáis que la Tierra haga lo que es necesario.

Conforme la Tierra continúa su baile de purificación y las sacudidas y los movimientos se intensifican, tendréis la necesidad de juntaros para embellecer las comunidades existentes o crear nuevas comunidades. Cada comunidad crecerá y florecerá según las habilidades de sus miembros de sentir y crear formas de pensamiento en comunión. Cada comunidad tendrá que energetizar un codicilo cooperativo para que cada uno aporte comida, un techo, música, movimiento y sonido.

Estas comunidades volverán a un sistema de vida «a la antigua», cuando todos necesitaban a todos. Restablecerá la antigua heliografía de las relaciones humanas que es la experiencia de vivir de manera interconectada. Habrá desacuerdos; no obstante, en general, todos tendréis que estar dispuestos a trabajar para energetizar formas similares de pensamientos.

Estas formas de pensamiento crearán campos energéticos alrededor de los lugares donde viviréis y aquellos que llegarán a vuestras puertas se sentirán muy atraídos; vuestras formas de pensamiento actuarán como imanes. Si vuestras formas de pensamiento y vuestra comunidad son fuertes, la unión entre vosotros está enraizada y bien energetizada y fortalecida, atraeréis gente con la misma intención. No os preguntaréis quiénes son las cien personas que quieren unirse a vuestra comunidad. Sabréis que si cien personas aparecen para integrarse en vuestra comunidad, es porque habéis establecido formas de pensamiento que las atrajeron a vuestra comunidad y no a otra.

Si vuestra comunidad está desequilibrada y con grandes tensiones, crearéis todo tipo de energías caóticas. Tenéis que aprender a trabajar juntos y si alguien no es capaz de trabajar en equipo y crea una fuerza descendiente en la comunidad, ésta tendrá que intentar sanar a esta persona, quien tiene que estar dispuesta a ser sanada y debe asumir la responsabilidad de lo que está creando la desarmonía.

O, si la persona insiste en crear desarmonía, debe marcharse de la comunidad. No podréis aceptar personas guerreras en los días que os esperan. Gran parte de vuestro trabajo consistirá en sanar, ser tolerantes y estar llenos de compasión y leer los símbolos y las señales. Tendréis que permitir que otras personas, y vosotros mismos, viváis lo que necesita manifestarse para llegar a una profunda comprensión.

Cada persona que pertenece a una comunidad tiene que hacer su contribución a la totalidad de la misma, de manera que todos aporten su talento. Las comunidades se especializarán en ciertos productos, talentos y habilidades basándose en la conciencia colectiva de la gente.

Tal vez os preguntéis:

«¿Cómo voy a saber en qué clase de comunidad estaré yo?»

Una mano invisible os guiará hacia la comunidad a la que podáis servir y la que os servirá a vosotros según vuestras intenciones, creencias y deseos.

Os sentiréis aliviados cuando pertenezcáis a una comunidad y viváis más cerca de la Tierra, respiréis aire limpio y os sintáis con vida nueva. La comida también tendrá una nueva vitalidad. Las risas serán más alegres y las relaciones personales más profundas. Además, cada momento de la vida tendrá un mayor valor. Eventualmente, llegaréis a la conclusión de que la vida es un juego y sólo, si vivís jugando, podréis tener éxito en el trabajo. Todo trabajo se realizará en beneficio de la comunidad. Serán sanadas muchas cosas.

Las comunidades construirán edificios nuevos y se producirá un renacimiento de la cultura de los templos. Por todo el país se señalizarán lugares santos y se levantarán edificios sagrados de gran belleza. Debido a los cambios en la Tierra, se abrirán secretos guardados en su interior. Las pirámides, que están salpicadas por este país y que están ahora cubiertas, serán descubiertas y muchas fisuras y rendijas revelarán lugares antiguos, enterrados desde hace muchísimo tiempo.

La comunidad que sea capaz de manejar sus formas de pensamiento, pasar más allá de las batallas del ego y encontrar un propósito y una calidad de vida viable, será la que funcione. En algunas comunidades se cuidará el crecimiento de la vegetación mediante la meditación, el sonido y la intención como forma constante de comunicación con la naturaleza. Los miembros de la comunidad podrán entonar sonidos conjuntamente y crear sueños y tocar música. Estas serán las comunidades más apreciadas, aquellas que mejor juegan.

Esto no quiere decir que vais a caer en el hedonismo y que vais a olvidar, comer, tomar drogas, beber para olvidar y, encima, creer que éste es el juego. Cuando juguéis, jugaréis concientemente con la energía, liberándola y dirigiéndola de un modo ingenuo. Vuestra responsabilidad, dedicación y tarea consistirá en hacer que vuestra comunidad sea un lugar magnífico. La interacción dentro de un grupo, libera un gran poder.

Muchos de vuestros talentos, que mejorarán la vida de la comunidad, aún no se han descubierto y aún no os habéis percatado de ellos pues surgirán de vuestro interior.

Vuestros campos energéticos se basarán en el codicilo que haya acordado el núcleo de la comunidad. El grupo central no decidirá nada en secreto pues ya no habrá secretos; los días del secretismo habrán pasado. Se establecerá un código de conducta y todos los miembros de la comunidad jurarán regirse por él. Campos energéticos rodearán a todo el mundo y crearán nobleza y sabiduría.

Todos, desde el bebé más pequeño hasta el miembro más anciano, y también los animales, vivirán dentro de estos campos energéticos. Como fundadores, vosotros tenéis que tener muy claro lo que funcionará. Si adoptáis ideas muy básicas en lo que se refiere a la armonía y cooperación y sí soñáis juntos, el éxito estará garantizado. Soñar tiene que convertirse en una parte esencial de la vida comunitaria porque a través de los sueños la gente revela su identidad. Gracias a los sueños, podréis detectar energías desequilibradas y podréis intentar devolverles la armonía.

La gente que tiene graves dificultades durante la vida despierta, tendrá aún más en el mundo de los sueños. Escuchar los sueños os ayudará a saber quién es quién. Debéis aprender a escuchar y observar sin juzgar y debéis permitir que la intuición os guíe.

Uniréis recursos y compartiréis ideas sobre cómo se debe repartir la comida, la educación, el trueque, el negocio y el ocio y los lugares de meditación. Estableceréis prioridades y seréis concientes de que una comunidad fuerte es lo más importante y os percataréis de que cada persona supone un enriquecimiento para el conjunto de la comunidad. Si hacéis estas cosas, estableceréis un campo de ideas o un campo de pensamiento. Crearéis inmensas formas de pensamiento que flotarán encima de la comunidad. Aquellos que se inclinan a leer las formas de pensamiento, serán capaces de reconocer a vuestra comunidad y sabrán, al leer las energías de estas formas de pensamiento, a qué os dedicáis. Vuestras formas de pensamiento serán algo así como un telégrafo etérico.

No habrá una sola persona al frente de una comunidad. Todos contribuiréis con vuestro sentido común, vuestros impulsos y vuestra espontaneidad. No podréis esperar que una sola persona lo sepa todo. Es esencial que cada uno de vosotros se valore a sí mismo durante este viaje.

Tenéis que ser capaces de comunicaros con las plantas y los animales cuando vayáis a diseñar vuestra comunidad o lugar de vivienda. ¡Esto es fundamental! Todo esto suena un poco extravagante, pero no lo es. Suena así porque ahora mismo no os tomáis el tiempo para hacer estas cosas. ¿Cuándo os habéis sentado la última vez para charlar con vuestro gato o vuestro perro? Todo esto desarrolla vuestra sensibilidad y os ayuda a establecer un nuevo nivel de toma de decisiones y a recibir consejo puesto que los animales y las plantas reciben su sabiduría directamente de la Tierra.

Ellos están sintonizados y esperan pacientemente a que os deis cuenta de que os pueden ayudar y aconsejar. Os pueden mostrar todos sus secretos de sanación y enseñaros dónde están los lugares energéticos. Os pueden enseñar todo.

¡Ellos saben! ¿Sabéis por qué ellos saben? Porque no explotan la naturaleza ni la Tierra. Vosotros, los humanos, como especie, os aprovecháis de todo y las cosas se esconden ante vosotros.

Los animales y las plantas serán vuestros guías hacia los reinos de los devas y los elementos, los reinos de la naturaleza que se rigen por fuerzas cuya realidad no es reconocida por la vuestra. Tomaos el tiempo necesario para encontrar la inteligencia de un crisantemo, de un saltamontes, de las hormigas —de todas las cosas—. La experiencia aparecerá en cualquier cosa para todo aquel que quiera conectarse con la Tierra. La sanación de la Tierra se producirá gracias a la comunicación y al intercambio con los habitantes del planeta.

Los derechos al nacimiento cambiarán. El valor de un nacimiento y aquello que hacen las mujeres para traer niños a este mundo, será altamente honrado. A los hombres se les honrará cuando estén al lado de una mujer y de un niño y digan con orgullo y con el correspondiente sentido de la responsabilidad: «Este es mi hijo». Las mujeres nunca más se sentirán avergonzadas por parir. ¿Por qué hay tantas mujeres que no tienen un padre para sus hijos? Porque se avergüenzan del proceso y no sienten el honor que hay en lo que están haciendo.

Llegará un tiempo en el que un hombre buscará sinceramente la atención de una mujer. Querrá participar de su vibración, para unirse más que cualquier otra cosa, para formar parte del milagro de la vida y para asistir a dar a luz a un niño. Todo cambiará por completo. Vuestra era será vista como la era más bárbara, en la cual la oscuridad era más oscura que nunca y en la que ni las propias mujeres sabían que estaban escenificando el juego patriarcal del nacimiento.

Vuestras comunidades estarán orientadas hacia los niños —hacia aquello que podréis hacer por los niños para crear un entorno sano, amoroso y nutriente—. Aprenderéis de los niños porque ellos se convertirán en vuestros maestros. Os instruirán y compartirán con vosotros lo que saben, lo que sucede desde su perspectiva. Durante esta década nacerán unos niños que nosotros llamamos la Familia del Amor. Os enseñarán cosas sobre la energía de la Diosa y sobre el amor como fuerza creadora.

Ellos serán portadores del resumen de la energía creativa. Nacerán de aquellas parejas que saben honrar su sexualidad. Los individuos de la Familia del Amor pueden nacer cuando una pareja se une en la más alta vibración de la energía espiritual, con una apertura total de los chakras y con la intención de invitar a una energía a que se encarne.

Muchos de estos niños serán seres altamente evolucionados que aprenderán a hablar elocuentemente pocos días o meses después de nacer. Ellos sabrán y recordarán muchas cosas; dirán: «He vuelto».

Sabrán andar, hablar, hacer cosas y entender distintos idiomas. Su aspecto será diferente. El período de gestación será más corto. Todo en vuestro cuerpo se acelerará y, por lo tanto, el período de embarazo será menor. Para estos niños, el nacimiento será extático y ellos transmitirán esta misma experiencia a sus madres y se suprimirá el dolor del parto. No causarán agotamiento a sus madres; las elevarán y su conciencia dependerá de la conciencia de sus padres y de cuán elevada pueda ser la vibración masculina en este planeta. Esta vez, está en las manos de los hombres demostrar qué tipo de conciencia del espacio podáis invitar a este planeta.

Estos niños serán considerados miembros privilegiados de cada comunidad, presagios de buena suerte. Estarán enganchados los unos a los otros de forma telepática a lo largo y ancho del planeta. Cuando entren en una habitación, podrán mantener el mismo flujo de creatividad a través de sus corazones porque su presencia estimulará y elevará la vibración de aquellos con los que entren en contacto. No serán muy altos. Serán azules. Procederán del rayo azul porque serán conciencias pleyadianas y tendrán tareas específicas que realizar. Formarán parte de cada comunidad, nacerán en cada continente y en cada tribu. Vendrán aquí para traer la vibración del amor y para enseñaros.

Estos niños serán como un eslabón telepático con la Diosa. Estarán en comunicación directa con ella porque llevarán la frecuencia del amor creativo. Además, acelerarán la comunicación telepática de todo el mundo, al tiempo que oiréis y sentiréis lo que están pensando los demás. Esto os disciplinará a estar más alineados y a ser más selectivos con vuestros pensamientos. En estos momentos, éste es el reto más importante del planeta. Es necesario que comprendáis que aquello que pensáis tiene un efecto sobre la realidad. Ahora, muchos de vosotros suponéis que este concepto se basa en la confianza. Sin embargo, pronto se demostrará, como prueba viva, que es así y todo el mundo lo verá.

Estos niños serán prodigiosos. Serán apreciados porque su conciencia será muy valiosa. Será como si tuvierais oro andante entre vosotros. Ellos cambiarán la vibración de todo el mundo y el flujo de la creatividad variará. Cuando ellos emerjan, como valiosos miembros de las familias y sociedades, todas las comunidades se considerarán enormemente afortunadas de tenerles entre ellos. Estos avatares del amor volverán. Mostrarán el camino y os comunicarán con todas las comunidades del mundo entero.

Estos niños crearán enlaces telepáticos con sus padres potenciales y, de esta manera, se podrá elegir. Deseamos comunicaros, a cada uno de vosotros, que de verdad podéis elegir. ¿Ejercitaréis esta elección? ¿O bien os deslizaréis en la falta de poder, pensando que no tenéis ninguna influencia sobre lo que puede hacer vuestro cuerpo? Estas enseñanzas son cruciales para los días venideros. Cada uno de vosotros, como encarnación femenina o masculina de la energía de la Diosa o de Dios, tenéis que aprender la idea de que tenéis poder sobre vuestros cuerpos, sobre el proceso de dar vida, sobre la distribución de la kundalini y que sois vosotros los que decidís cuando un niño puede, a través de vosotros, entrar en esta vida.

No todos vosotros tendréis estos niños tan singulares. Estos niños buscarán a quienes tengan la conciencia y el linaje apropiados. Nacerán en cada pueblo y en cada comunidad. Ellos ayudarán a cambiar la vibración planetaria y nacerán gracias a las parejas que tengan una experiencia espiritual y psíquica de la sexualidad. Estos niños serán la encarnación de la vibración del amor y voluntariamente decidirán cargar con la marca de la diferencia. Serán construidos en el propio ADN de vuestros cuerpos y en vuestros torrentes sanguíneos.

Dependiendo de la elección de conciencia, muchos lugares contienen actualmente el potencial de desaparición. Llevaréis a vuestros hijos, antes que a vosotros, a lugares seguros y el espíritu juntará a los niños en todo el mundo. Los niños serán verdaderamente vuestros recursos más apreciados, vuestro linaje hecho forma y ellos querrán vivir en un mundo vital. Vuestra tarea prioritaria consiste en proveerles con un mundo seguro. En los últimos años de esta década, muchos de los trabajos que realizaréis serán con y para niños.

Pronto no seréis capaces de reconocer la vida en este planeta porque lo que vosotros ahora vivís como rutina y dais por sentado ya no existirá. No hay nada que temer. Muchos de vosotros viviréis cosas para descubrir dónde está vuestro poder y vuestra energía y descubriréis que todo está dentro de vosotros. Todos estáis cualificados para remontar los tiempos que se avecinan —para montar estas olas y elevaros por encima de la agitación y de las resacas—.

Todos disponéis de la habilidad para quedaros en la cresta de la ola; por esta razón no tenéis por qué tenerle miedo a nada de lo que venga.

Os queremos pedir algo. No importa dónde os encontréis, no importa lo que pueda suceder, no importa qué severas os parezcan las cosas, os queremos prometer que os traeremos siempre, cada día de vuestras vidas, alegría, amor y risas.

Tomaos tiempo para decir:

«Escuchad, estamos demasiado «flipados» con todo lo que pasa. Queremos reírnos un poco. Vamos a parar un poquito y tomarnos un té. Vamos a energetizar la frecuencia del placer».

Estos son tiempos enormemente brillantes y elevados. ¡Son magníficos! Lo único que pasa es que no tenéis a nadie que os lo recuerde diariamente. Existen tecnologías muy singulares de sonido y luz que energetizan nuevas oportunidades para cooperar y funcionar sin esfuerzos. Están naciendo muchas soluciones.

Puede que las nuevas civilizaciones deseen avanzar hasta un alto grado de perfección y experimentación tecnológica pero sólo podrán conseguirlo si sus creaciones son regidas por la mente, el corazón y el espíritu. Cuando las creaciones se rijan por la mente y el corazón, la tecnología será una tecnología viva.

La diferenciación que estamos haciendo es que la tecnología cobrará vida. Funcionará en cooperación con las mentes que la crearon. Puede que parezca «hardware» pero será «hardware» vivo. Esta será la próxima fase. Comprended que todo aquello que creáis y a lo que dais vida, lo producís con vuestra mente. Lo que hacéis con vuestra mente y cómo lo empleáis es la clave para vuestra supervivencia y la supervivencia del planeta Tierra.

EJERCICIO ENERGÉTICO

Ordena a tu cuerpo que se aquiete, siente la columna de luz cómo energética, limpia y recuerda a tu cuerpo su funcionamiento ideal. Intenta que la columna de luz llene todo tu cuerpo y solicita que la salud y el bienestar pulsen en cada célula y en la esencia de tu Ser.

Cuando sientas esta energía en tu cuerpo, combínala con tu entorno de tal manera que todo se beneficie de ello. Relájate y envía un rayo de luz a tu interior, a la zona del plexo solar, el lugar de la voluntad, de las sensaciones y del poder. Imagínate sacando algo del plexo: un lingote de oro, un diamante, una gema que esté mas allá de cualquier precio. Sujeta este objeto que tú consideras tan valioso y que has descubierto dentro de ti, en tu mano. Maravíllate de la belleza esplendorosa de tu tesoro.

Imagínate ahora en un grupo formado por mucha gente y cada una de las personas del grupo sostiene su gema preciosa interior. Uno a uno os acercáis a un mantel verde y dorado y con mucha suavidad y gran reverencia depositáis vuestros tesoros encima de él. Es un símbolo de lo que lleváis dentro de vosotros y que estáis dispuestos a contribuir para que la humanidad entera se beneficie de él.

Vuestro regalo puede ser tan grande o tan pequeño como vosotros queráis. Una vez que lo hayáis depositado, dad un paso atrás y formad un círculo, mirad las joyas y tesoros que representan la colección de contribuciones de vuestro grupo. Siente la presencia del grupo. Siente los resultados de la combinación de vuestros valores y el valor de los demás miembros del grupo.

Visualiza ahora qué es lo que tú quisieras que aportase esta valiosa colección a la Tierra y al deseo de tu propio corazón. Cuando tu aportación sea aceptada, siente cómo la columna de luz te energetiza. ¿Qué te imaginas que hará que las cosas sean diferentes para la Tierra?

Mantén tu visión tan clara como te sea posible. Haz que la energía circule en forma de espiral y que abrace el conjunto de conciencias. Deja que la energía gire y se mueva rápidamente de una persona a la otra, recordándoos que os dedicaréis con la mente y el corazón al futuro de la Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada