POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

jueves, 17 de marzo de 2011

AA ANAËL- Preguntas y respuestas




12 de Marzo del 2011


Soy Anaël, Arcángel. Bien amados Niños de la Luz, vengo ustedes a fin, si lo desean, intercambiar con ustedes y sobre todo, si eso está en mis posibilidades, de darles una serie de elementos acerca de lo que pasa, actualmente, sobre esta Tierra, como en ustedes, por lo que se refiere a la evolución de la Conciencia y la transformación de la Conciencia. Estoy allí para eso. Entonces, reciban en primer lugar todo mi Amor y todos los saludos del Cónclave Arcangélico. Bien amados, les doy la palabra.

Pregunta: ¿Con relación a las transformaciones actuales, cómo permanecer centrado?
Bien amado, la respuesta que voy a hacerte pasa en dos niveles. El primer nivel, muy simple en las palabras es éste: “lo que la oruga llama la muerte, la mariposa lo llama nacimiento”, así como el Comendador del Ancianos se los dijo. Así pues, todo dependerá del punto de vista que adoptes ante los acontecimientos pasando en tu proximidad, como distantes, sobre esta Tierra. Una vez más, la opinión que adoptes será determinante para vivir lo que debe vivirse. La opinión de la personalidad, como la del ego, va necesariamente a implicar estados emocionales de reacción. Estos estados emocionales son los propios de lo que llamaría la oruga. El ser que vivirá la alineación actual en curso, se colocará lo más a menudo posible fuera de este estado de emoción pero, más bien, sobre la opinión de la mariposa con un punto de vista que hará decir que lo que está muerto en un lado se llama nacimiento del otro lado. Ahora, en cuanto a la Conciencia, independientemente de estas connotaciones de oruga o mariposa, independientemente incluso del aspecto limitado o ilimitado de la Conciencia, lo más importante, frente a lo que llega, será la misma cosa todavía. Ante un acontecimiento que hace irrupción en su medio ambiente cercano o alejado, el alma humana sumergida en este medio ambiente, cerca o alejado, va a manifestar una serie de cosas. Estas manifestaciones están en el orden de las cosas puesto que pertenecen a la propia conciencia. Hay dos maneras de ver las cosas, más allá de la oruga y la mariposa, una vez más, esta vez. Lo importante es comprender que lo que llega exteriormente llega dentro y lo que pasa en tal lugar o en tal persona, pasa también dentro de sí. Por último, sólo hay la distancia que se pone entre lo que se observa y uno mismo, que contribuye a establecer una reacción, cualquiera que sea. Entonces, más allá de toda distancia y más allá de toda identificación a lo que pasa, lo más importante es, obviamente, considerar que eso se inscribe en una cadena lógica de transformación. De la misma manera que el ser humano pasa por distintas etapas, desde su nacimiento hasta su muerte, y que estas etapas pueden ser transformaciones, lo más importante no es definir lo que es felicidad o desdicha ya que allí, eso recurriría a un concepto de conciencia limitado o conciencia ilimitada. Pero, en la visión que propongo, es ver esto como formando parte de un proceso estrictamente natural, estrictamente cíclico pero cuya finalidad, esta vez, es único ya que contribuirá a ponerlos en la Verdad. Actualmente, todo lo que viven de felicidad como de desdicha sólo se inscribe en la perspectiva limitada de una vida o también en la perspectiva de la comprensión más amplia, englobando el conjunto de las acciones/reacciones llevadas en esta matriz, llamados karma. Ahora, al ir más allá de eso, el conjunto de los acontecimientos desarrollándose en su proximidad, como a distancia, contribuyen al nacimiento de algo nuevo, lo inédito. Obviamente, no se les pide creer o adherirse a cualquier cosa sino hacer la experiencia, en ustedes, en su propio estado Interior, de lo que se remueve, no lo que remueve exteriormente. En el conjunto de las modificaciones y manifestaciones que se producen actualmente, y yendo a producirse, cada vez más, de manera recurrente, lo más importante no es ni la reacción ni la ausencia de reacción sino, más bien, como tú mismo lo has dicho, bien amado, situarte con relación a eso. ¿Aceptas el cambio, cualquiera que sea, o hay una denegación del cambio? Hace algún tiempo, uno de los Ancianos llamado Sri Aurobindo les habló del “choque de la humanidad”, de sus consecuencias, de la forma en que esto se desarrollaría. Es completamente posible comprender y aceptar, incluso con un mental humano, que un mismo acontecimiento va a ser coloreado según la mirada y también según el nivel propio de la Conciencia que observa el acontecimiento, que este acontecimiento sea consustancial a sí mismo o extremadamente distante a sí mismo. Obviamente, el nivel de reacción es también función de la distancia o la identificación que ponen con tal acontecimiento. Así pues, por ejemplo, el conjunto de este sistema solar ha vuelto a entrar, desde hace muchos meses, bajo la influencia de la radiación central de la galaxia. Están en una nube de Luz, la Luz penetra cada vez más, en la Tierra, como en sus células. ¿Qué pasa? (y eso es la misma cosa todavía cualquiera que sea el tipo de manifestación produciéndose, en ustedes como fuera ustedes): una serie de Estados más o menos rápidos, más o menos agradables, van a producirse. No olviden no obstante que, ante la urgencia, el comportamiento del humano es a menudo imprevisible y este imprevisible no va siempre en un sentido de división o separación sino que es a menudo a través de una serie de nuevos acontecimientos que hacen irrupción en su realidad, que el ser humano va a considerar los recursos necesario para a enfrentar y a integrar lo que se manifiesta en su vida y en su conciencia. Entonces, la pregunta que hacer requiere otro desarrollo, y terminaré al respecto: eso que coloca la Pregunta es, obviamente, el mental que, él, se proyecta en un acontecimiento teniendo lugar y corriendo el riesgo de reproducirse más o menos a corto plazo en su medio ambiente más cercano. Obviamente, eso permanece siempre y seguirá siendo una valoración de tipo mental, llamada proyección e identificación. Lo importante (es en ese sentido que detenidamente desarrollé, yo mismo, el Abandono a la Luz y que muchos de los Ancianos desarrollaron la virtud del instante presente): a lo sumo penetrarán en el momento presente, a lo sumo penetrarán en su Luz. Y a lo sumo penetrarán en su Luz, al menos estarán propensos a las fluctuaciones de su propio pasado y su propio futuro ya que el futuro no es el futuro que proyectan, nunca. El futuro que perciben, hoy, se vincula en el futuro de la inquietud de la oruga, mientras que el instante siguiente que se desarrollará, precisamente, en este futuro, se traducirá en una visión completamente nueva, haciéndoles identificar, de manera muy lógica y natural, por la Vibración de la Luz presente, más bien a una mariposa que a la oruga. Vendrá un tiempo futuro, espaciado (obviamente, en un espacio-tiempo que no es ya el vuestro), dónde entonces el recuerdo de la oruga será un recuerdo divertido y conmovedor de una etapa de su crecimiento y su vuelta a la Unidad, que les hará sonreír, este momento ha llegado. Pero, obviamente, no están en este momento alejado. Pero, obviamente, no están en este próximo momento que aún no llegó. Entonces, permanecen simplemente en el instante de su presente, en la eternidad de su presente. En ese momento, no pueden ser afectados por cualquier preocupación de su futuro a llegar o de su futuro lejano. Es así que se soluciona el enigma del tiempo, es así que se soluciona el enigma de la conciencia separada de la conciencia Unificada. La única manera de encontrar la solución es vivir, entera y plenamente, el momento presente.

Pregunta: ¿Las encarnaciones pasadas del cuerpo físico pueden obstruir la evolución en curso?
Bien amado, es importante considerar que todo trabajo de Luz va a sacar a la luz las zonas de Sombra, las zonas de Sombra situándose dondequiera sobre la escala del tiempo, tanto en esta vida como efectivamente en últimas vidas. Ahora, la definición de sus últimas vidas, a causa del despliegue de la Luz actual, no es una necesidad absolutamente ya que estas últimas vidas pertenecen, de manera también determinada que su vida presente, a la matriz y en consecuencia a la ilusión. Entonces, afectarse por últimas reminiscencias de vidas, sitúa exactamente y totalmente al Ser que vive eso, bajo una influencia de tipo llamado 3er., ojo, no teniendo nada que ver con el Corazón. Entonces, son almas a menudo que tienen necesidad de comprender y de apreciar lo que llaman la evolución. Pero, en la Unidad, no hay evolución, hay definición de la Unidad y vivencia de la Unidad. En la Unidad, no puede haber resurgimiento de cualquier vida pasada ya que ellas pertenecen irremediablemente a la matriz.

El hecho de ser afectado, cualquiera que sea el nivel, por el resurgimiento emocional o memorial de este pasado, no hace más que traducir la dificultad de utilizar un camino de Luz Unitario, haciendo que la Conciencia se dirija hacia una Luz de tipo Dualitario, perteneciendo necesariamente a la iniciación llamada Luciferina en relación con el Bien y el Mal. La iniciación de la Luz Vibral no tiene estrictamente nada que ver con el conocimiento exterior sino es un conocimiento bien Interior del Amor y exclusivamente del Amor. Todo lo que se aleja de la vivencia y este conocimiento del Amor, ya fuera a través de sus propias vidas pasadas, sólo es el reflejo de una ilusión que tiene dificultades a disiparse. La Luz es una y es Unitaria. Existen numerosas luces y numerosos caminos para llegar a la Unidad. Algunos de entre ustedes, sobre esta Tierra, recorren caminos de conocimiento. El conocimiento de la matriz nunca obtiene el conocimiento de lo que está más allá de la matriz.

Es precisamente la desaparición del conocimiento de la matriz que firma la apertura del Conocimiento de lo que está más allá de la división. Existe pues, a este nivel, y a tu nivel, la necesidad de hacer una revolución Interior de paradigma, consistente en transcender y superar el concepto del Bien y del Mal. Eso se incorpora al concepto incluso de identificación a sus propias vidas pasadas. De la misma forma que, cuando encuentran el momento presente y la dimensión del Corazón, en Unidad, ustedes saben pertinentemente que viven esta ilusión pero que no son esta ilusión. De la misma forma, cuando las últimas vidas se revelan a ustedes, allí también, hay todo un trabajo de renuncia que efectuar con relación a este propio conocimiento. En efecto, al reactivar y al despolarizar el sistema del momento presente, al despertar, de manera fortuita o manera querida, este conocimiento de las últimas vidas, hay una despolarización del conjunto del sistema hacia el pasado, que aleja del momento presente. El presente no se encuentra a través de la anticipación del futuro o el conocimiento del pasado. El presente es el momento presente, es completamente independiente de toda linealidad del tiempo. Toda ilusión de numerosas investigaciones espirituales está vinculada a esta idea. De la misma forma que ustedes no son este cuerpo, de la misma forma no son estas últimas vidas y, diría, aún menos.

Pregunta: ¿Cuando se enfrentan dudas, cómo sobrepasarlas? Bien amada, la duda se inscribe en la lógica del mental llamada del discursivo o cartesiano. Este mental se controla, que lo quieran o no, por un cerebro extremadamente antiguo llamado arcaico o reptiliano, que literalmente se injertó en sus estructuras, durante la falsificación. La duda y el miedo son los elementos destacados del mental. Entonces, no hay, ni a juzgar, ni a culpabilizar el ser humano que manifieste, en camino, una duda o una interrogación. Allí también, no pueden trabajar sobre la misma herramienta, a nivel Vibratorio, que es la mental ya que no pueden sobrepasar el mental por el mental, de la misma forma que no pueden superar las emociones por las emociones. La apertura que está en curso, actualmente, sobre esta Tierra, desde hace muchos años, sólo es posible, una vez más, por el principio del Abandono a la Luz. La duda forma parte de la Dualidad. La certeza Interior, que no tiene nada que ver con la fe o la Creencia, es resultante del acceso a la Unidad. La Unidad no es una concepción mental, la Unidad es un estado Vibratorio vivido por la activación de las Coronas Radiantes. Entonces, es ilusorio querer pretender separarse de sus propias dudas o sus propias ilusiones o de sus propias interrogaciones, mientras la Vibración no haya aparecido en la Corona Radiante de la cabeza o en la Corona Radiante del Corazón, o también en el Triángulo sagrado inferior. No hay pues técnica, sobre todo hoy. En el tiempo que viven, la única manera de proceder, la más natural y la más rápido, es la de acoger la Luz y abandonarse a ella. Es completamente diferente buscar la Luz en un planteamiento activo, exterior, de conocimiento, que abandonarse a la Luz. He desarrollado eso muy detenidamente, hace dos años ahora, casi dos años. Es importante entender que el Abandono a la Luz es un camino para la Unidad pero que la búsqueda de la Luz, bajo forma exterior, por un conocimiento esotérico (cualquiera que sea, que éste emplee incluso el simbolismo, incluso las herramientas reconocidas como válidas por su sociedad), no tiene ningún sentido para la Luz. La Luz se basta a sí misma. La Luz Interior es Conocimiento Último, no tiene necesidad de los conocimientos exteriores, no tiene que creer en cualquier evolución ya que la Luz es perfecta, inmediatamente. Entonces, las dudas no pueden ser expulsadas por cualquier actividad mental, sólo es la Luz Vibral y la instalación de esta Luz Vibral, en uno de los tres Fuegos, la que va a permitir (progresiva o rápidamente, según la intensidad de la Vibración vivida) rechazar las dudas, de manera natural, simplemente diluyéndolas e iluminándolas por la Luz. Entonces, una vez más, sin concepto de juicio, sin concepto de responsabilidad o de cualquier culpabilidad, si existe en ustedes una duda, si existe en ustedes una interrogación, eso es una invitación de que deben irse aún más hacia el Abandono, ir más aún hacia la Luz, ir más hacia la humildad. La Luz está a alcance del Corazón, es omnipresente, hoy. Esta revelación de la Luz comenzó en 1984, se completa hoy. Lo que, hoy, es extremadamente potente, era la causa, de este ciclo, extremadamente tenue. En la actualidad, todo ser humano, incluso sin reconocer cualquier concepto espiritual, incluso sin buscar cualquier cosa, si se abandona espontáneamente a la Vida, en este Abandono Último, incluso sin comprender, en ese momento, vivirá la revelación de la Luz, cosa que no puede ser obtenida, incluso por un ascetismo riguroso, mientras el Corazón no esté en este Abandono a la Luz, al menos intelectual y a continuación, posteriormente, vivido de manera Vibratoria. La paradoja es, en efecto, a este nivel, ilustrando una vez más a maravilla la frase del Cristo: “Los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros”. Ya que los que se abren vuelven a ser hoy instantáneamente como niños. Se instalan con facilidad en el momento presente, en la certeza del momento. La duda es siempre resultante de un pasado o de un futuro pero no está nunca presente en el momento. Entonces, si la duda se manifiesta, es que no están instalados en el momento.

Pregunta: ¿cuál es la actitud justa ante situaciones belicosas?
Bien amado, al extremo, te respondería la frase del Cristo: “tiende la otra mejilla”. Ahora, hay otra respuesta, y es mucho más justa en función de lo que viven actualmente, dónde la Luz no está afuera y desplazada en el tiempo (como en la época de las palabras del Cristo) ya que los tiempos están realizados. Lo que quiere decir que hoy, si se abandonan a la Luz, la Gracia les invadirá: en ese momento, la Luz resplandecerá sobre sus Lámparas y ninguna atmósfera belicosa podrá entrar en contacto con ustedes. Se vuelven transparentes con relación a las ondas o a las calidades Vibratorias opuestas a la Luz. Dónde estén, todo lo que vivan, si se vuelven hacia su ser Interior y viven la Vibración de la Luz Auténtica, en ese momento, ningún aspecto belicoso exterior, ningún aspecto de guerra podrá venir a perturbarles en su certeza Interior.
Entiendan que no se trata de una renuncia cualquiera sino de una afirmación de la Luz esa que son. Lo que observan, actualmente, sobre la Tierra, ya desde hace muchos años, y lo que observarán cada vez más, sólo es el reflejo del rechazo de la Luz. Eso puede parecer difícil a conceptuar y lo es, mientras no lo vivan dentro de ustedes, por la propia Vibración. Mientras la herramienta intelectual y mental discrimine e intente encontrar la lógica de algo que pasa exteriormente, no puede estar en su propia lógica Interior. Entonces, una serie de manifestaciones que observan actualmente sobre la Tierra (independientemente de su propias vivencias Vibratorias), que eso sea en tal país o en tal lugar, no son más que el reflejo de fuerzas de resistencia a la luz y nada más. La Luz nunca destruye, la Luz nunca combate, la Luz “es” y la Luz se instala e instala la Unidad.
En Unidad, no puede haber reacción de ninguna clase, que eso sea en un individuo, en una célula, en un pueblo, en un continente o en un sistema solar. Sólo la instalación de una determinada forma de disimulación de la Luz, llamada falsificación, es que permite la aplicación de las fuerzas de resistencia cuando la Luz se instala, como es el caso actualmente. De la misma forma, su camino no podrá seguir sino dos vías, aunque su destino final, para todos, es profundamente diferente. Las dos vías son (y siempre la misma cosa) o el Abandono a la Luz o el resistencia a la luz. No hay otra alternativa. Cada día, cada acontecimiento que ocurrirá en su vida, como en su medio ambiente, cerca o alejado, les pondrá continuamente ante este reto: ¿“vivo la Luz o vivo la resistencia? ¿Vivo la facilidad o vivo la dificultad? ” Eso refleja también las palabras del Cristo cuando decía: ¿“el pájaro se preocupa de lo que va a comer mañana?” (No solamente al sentido metafórico pero al sentido concreto, bien más allá del simple símbolo) había expresado las verdades relativas a la materia y a esta Dimensión. En definitiva, y dicho en una lengua más actual, diría que aquél que se coloca bajo la Luz y se abandona enteramente a la Luz, no tiene en ningún caso que preocuparse del mañana, de ninguna forma y ninguna manera ya que la Luz es inteligencia absoluta y, de una forma o de otra, llegará siempre a mantener la Luz en ustedes.

Pregunta: ¿cómo llegar al Abandono a la Luz?

Bien amado, llegar al Abandono a la Luz, es darse uno mismo a la Luz. Eso fue ilustrado por la Crucifixión del Cristo sobre la Cruz que pronunció estas palabras: “Padre, pongo mi Espíritu entre tus manos”. Recuerdan que también pronunció antes: ¿“Mi Padre, mi Padre, por qué me has abandonado? ”, La última duda. Abandonarse a la Luz no es una obra de la voluntad del ego o la personalidad. Abandonarse a la Luz es, hasta cierto punto, una forma de rendición y capitulación de la personalidad. Es en estas condiciones (de rendición y Abandono a la Luz, de rendición de la personalidad) que pueden manifestarse las Gracias ya que, en efecto, para pasar de la Dualidad a la Unidad, les es necesario, para eso, renunciar a la Dualidad. Deben renunciar a la duda. Pero no pueden convencer la Dualidad, no pueden convencer al ego borrarse ante la majestad de la Luz. Entonces, es para eso que tenemos, los unos y los otros, desarrollado un lenguaje propio y diferente, por lo que se refiere a lo que llamamos Vibración, Êtreté, Eternidad, todos estos conceptos que tienen para integrar y vivir, a nivel Vibratorio. En efecto, una personalidad puede repetir indefinidamente: “me abandono a la Luz”. ¿Lo que es realmente, a nivel Vibratorio? Entonces, el Abandono a la Luz no puede ser publicado por la personalidad ya que se trata, en realidad, tal como lo dije, de un sacrificio, al sentido más noble, de la personalidad, o también de una entrega de la personalidad o también de una Crucifixión de la personalidad. Eso implica, efectivamente, una renuncia. La renuncia no es una renuncia (al sentido religioso de ascetismo o encerramiento), sobre todo hoy dónde se les pide manifestar su Luz pero esta renuncia es sin embargo una renuncia a todo lo que hace la vida de la Dualidad de la personalidad. Una vez más, esta renuncia no es un acto de voluntad sino un acto de rendición, de consentimiento bien entendido, si prefieren.

Pregunta: ¿Cuál es la mejor actitud que debe adoptarse ante las personas que piden una enseñanza vinculada al camino de la Luz?
Bien amado, el mismo que pide eso sólo pide a encontrarse. Así pues, al ser honesto contigo mismo, no puedes sino devolverlo a sí mismo y a su Luz Interior. Una enseñanza seguirá siendo exterior, sobre todo si se da del exterior, como consejo. En la actualidad, la palabra enseñanza debe superarse, sobrepasada por la experiencia y por la vivencia directa de la Vibración. La Vibración, hasta cierto punto, no tiene que hacer enseñanzas complicadas. La enseñanza no es transmutación, la Vibración es transmutación. Entonces, hoy más que nunca, les es posible percibir, experimentar e integrar la Luz ya que es omnipresente. Esto no es una vista del mental sino más bien una visión de la Verdad. Entonces no hay mejor enseñanza que otra ya que el que se abandona a la Luz, cualquiera que sea la enseñanza, incluso la más falsificada, desembocará en la Luz ya que ya es Luz, de toda eternidad. Entonces, no es la calidad de la enseñanza, no es la calidad de las palabras, no es la calidad de los consejos ya que, en definitiva, es siempre la calidad del Ser que presenta esta solicitud la que es preponderante para el acceso a la Luz.

Pregunta: ¿Cómo lograr el silencio del mental?
Bien amado, existen muy numerosas técnicas (desde la relajación, la meditación, el masaje además de otros) que, en su mundo, van a ayudarlo a progresar hacia el silencio mental. Hay también las formas de Yoga más antiguas, teniendo capacidad de hacer callar el mental. Lo importante, hoy, no es colocarles desde este punto de vista ya que mientras se planteen desde este punto de vista: ¿”Cómo hacer para callar mi mental? ”, Éste encontrará todos los medios para impedirles que lo hagan callar. La única manera, es, allí también, de reproducir (con una actualidad muy particular) la frase del Cristo: “busquen el cielo, el reino de la Luz, y el resto se les dará por añadidura”. El reino de la Luz se actualiza, ahora, en su Dimensión. Entonces, la Luz es omnipresente y omnisciente. No tienen pues que hacer callar el mental, incluso si existen técnicas efectivamente que permiten calmarlo o de hacerlo callar. Lo más importante es abrirse a la Luz. La interferencia y la actividad del mental es un obstáculo a menudo, sobre todo cuando este mental fue forjado por una investigación, dicha espiritual, exterior, incluyendo tanto elementos de simbolismo como de conocimiento dicho esotérico.
Lo más importante es la Luz. La Luz es Vibración, la Luz es Conciencia ilimitada, instalada en el momento presente. Si llegan a hacer callar, no fuera más que algunos segundos, enteramente, el sentido de su identidad en la personalidad, la actividad mental y la actividad de sus emociones, instalándose en este silencio, no fueran más que algunos minutos, la Luz se vierte. Esta Verdad que enuncio será cada día cada vez más potente y que invadirá cada vez más, hasta cierto punto. Entonces, hoy, la Pregunta no consiste (excepto raras excepciones especialmente cerradas por la actividad mental) en hacer callar el mental sino, más bien, de abrirse a la Luz. Abrirse a la Luz, es abandonarse a la Luz, es la rendición de la personalidad, eso responde lo que expresé para las preguntas anteriores. Ahora, cada método sobre silencio mental es diferente para cada ser pero, para cada método o para cada ser, entiendan que lo más importante es la actitud Interior de recepción de la Luz, porque la Luz no es una vista del Espíritu. La Luz de la que les hablo no es la Luz del 3er. ojo sino la Vibración de la Conciencia Unificada. La Conciencia Unitaria que se instala en el Corazón es accesible, hoy, al conjunto de la humanidad. Entonces sólo hay que realizarla.

Pregunta: ¿Dar entrada a la impaciencia con relación a lo que viene, está incluido en la Dualidad?
Bien amado, te responderé que existen dos casos hipotéticos y pienso que eso va a darte placer. El primer caso hipotético es el que ha vivido, en un momento dado, el acceso a la Unidad y al Êtreté, por la Vibración del Fuego del Corazón, del Fuego del sacro o el Fuego de la cabeza. Ahora, obviamente, están aún presentes en la Dualidad. El estado de Unidad se obtiene en Estados Interiores pero en cuanto se manifiestan, en alguna parte exteriormente (aunque la Luz esté presente), participan, debido a su misma presencia en esta falsificación, en el polo Dual. Entonces, los seres encontrando su propia Unidad, en sus espacios Interiores, a menudo se enfrentan, hoy, a un sentimiento de inestabilidad o impaciencia. Esto no es un regreso a la Dualidad por ello. Ahora existe otro caso hipotético. Es de los que no tuvieron aún acceso a su Unidad o a la Vibración del Fuego del Corazón o al Fuego de la cabeza. Ellos pueden manifestar una impaciencia y esta impaciencia no es en absoluto de la misma naturaleza que la de los que ya accedieron a su Unidad. Pero, generalmente, en el primer caso como en el segundo caso, la impaciencia es a pesar de todo, la marca de una salida del momento presente ya que, en el momento presente, no hay ninguna espera. La Luz está presente, en el momento. Pero, obviamente, en cuanto salen de sus espacios de alineaciones Interiores y que penetran esta Dualidad en la cual están aún, obviamente, una forma de inestabilidad, de impaciencia o también algunas dudas pueden aún manifestarse, invitándoles, allí, aún a más interioridad, aún a más profundidad, aún a más transparencia y claridad. Y eso no puede encontrarse sino en el momento presente.

Pregunta: ¿Nos podrían volver a hablar del “choque de la humanidad”? Bien amada, no voy a volver de nuevo sobre las palabras de Sri Aurobindo, ni sobre las consecuencias de este choque. Un choque representa simplemente un cambio de medio ambiente. Es una situación, por definición, que se traduce (llamado según su lengua) por la tensión. La tensión es el esfuerzo que debe proporcionarse por la conciencia, la célula, la fisiología y la psicología, para adaptarse a nuevas circunstancias. Hay, hasta cierto punto, un desplazamiento de equilibrio. Este desplazamiento de equilibrio, vivido como un desequilibrio, no es más que en realidad la instalación de un nuevo equilibrio, en otro estado de la materia y la conciencia. Ahora, mientras el nuevo equilibrio no se encuentre, se instala efectivamente un choque, una tensión y un desequilibrio. Ahora, a partir del momento en que entienden y viven que la solución se sitúa en el Corazón y en el instante presente, ningún choque, cualquiera que sea, puede venir a desestabilizarles ya que ya están de acuerdo con lo que es eterno y no hay esfuerzo de ajuste o adaptación que proporcionar para encontrarse en el nuevo equilibrio. En definitiva, el Arcángel Miguel, que los llamó Ancladores de Luz, Sembradores de Luz, eligió las palabras a la perfección ya que corresponden enteramente a esto que son. Los de entre ustedes que viven el Fuego del Corazón no tienen nada que temer de lo que llega ya que lo que llega es el Fuego del Corazón del conjunto de la humanidad. Entonces, habiéndolo encontrado por anticipado, en su espacio Interior, el choque de la humanidad, obviamente, será uno, pero ustedes sabrán instantáneamente, no reaccionar, sino establecerse en el nuevo equilibrio, contrariamente a los que no tendrán las claves del Corazón. Es en eso que su papel se volverá, hasta cierto punto, esencial y principal ya que, mismo si aparecemos en sus Cielos (no nosotros como Arcángeles sino el conjunto de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres), no podemos, una vez más, hacer el trabajo en su lugar. Pero sin embargo, tienen un papel principal, más allá de ustedes mismos, que es el ser los catalizadores de la Luz, que, por su simple Presencia instalada en el instante presente, permitirá despertar al que aún duda, para instalarse el mismo en su Corazón ya que no hay mejor ejemplo que el que se ofrece a su mirada y a su Vibración. Entonces, al convertirse en los portadores de Luz, van a permitir, no por palabras, no por una enseñanza pero más por su estado de ser, la capacidad de humanos próximos a vuestra Vibración Unitaria, de acercarse aún más a ustedes y de descubrir, quizá, su propia Unidad. No pueden hacer nada mejor que eso.

Pregunta: ¿La humanidad actual podrá vivir realmente “el después” de las convulsiones?
Bien amada, después “del después”, no hay ya nada. Entonces, de nada sirve plantearse la Pregunta. La única cosa que sea esencial a integrar, es que cada uno y cada una irá dónde su Vibración y donde su Conciencia lo lleve. No hay ninguna duda que tener al respecto. Tienen total libertad, así como la propia Fuente se lo dijo y repitió, para ir allí donde les lleve su Vibración. Nadie podrá ir allí donde su Vibración no pueda llevarlo. Entonces, plantearse la Pregunta si la humanidad va a tener éxito no tiene, para nosotros, ningún sentido ya que la Ascensión de la Tierra ya tuvo lugar. No queda más que actualizarla sobre este mismo plano, donde están pero eso ya llegó sobre el plano causal y bien más allá. Ahora, deben también aceptar que a través de la Unidad, no hay, como lo dije aquí hace poco tiempo, uniformidad y que, con relación a la Luz, todos tienen caminos diferentes, aunque todos son resultantes de la Luz. Algunos de entre ustedes tienen necesidad de experimentar aún más densidad, aún más materialidad. La única cosa que finalizará realmente, después de, es el final de la separación. No podrá jamás existir, para las almas encerradas en esta matriz, el corte o la separación con relación a la Unidad y a la Fuente, es decir el encierro habiendo existido en la falsificación no podrá ya jamás reproducirse para ustedes.

Pregunta: ¿Podrían hablar “de la falsificación”?
Bien amado, ligeramente, porque eso nos llevaría demasiado lejos y eso fue objeto de numerosas comunicaciones por mi parte, como de otros participantes. El mundo carbonoso (la 3ª. Dimensión) no se falsificó al principio y al origen. Se conectaba, de la misma forma que todas las demás Dimensiones y de la misma forma, a la Unidad. Se introdujeron un día, una serie de elementos. Estos elementos, en cuanto a la Conciencia, se llaman precisamente: miedo, Creencia, duda y depredación. Creencia, miedo, duda y depredación, así como el acoplamiento a una serie de fuerzas particulares en el electromagnetismo, indujeron un encerramiento y un aislamiento del tiempo y el espacio. Este encerramiento y este aislamiento del tiempo y el espacio condujeron a lo que se llamó la separación o que se llamó, según algunos, según ciertas falsificaciones, la “caída” ya que, realmente, nunca hubo caída. Hay un encerramiento y esta reclusión no es de vuestro hecho. Es en el sentido que las escrituras los llevaron, allí también, sobre un atajo hablándoles de falta inicial. No hay falta, la única falta no es de su hecho, es el hecho de los que encerraron este espacio-tiempo. Los que encerraron este espacio-tiempo fueron seres que tuvieron papeles particulares en la Creación. Su papel no era ser Creadores pero de ser lo que llamarían, aún hoy, administradores, los que, hasta cierto punto, comprobaban la conformidad de las leyes y la conformidad de las Creaciones. Y, un día, estas Conciencias decidieron que ellas se titulaban Creadoras pero ellas no tenían ni los genes, ni la Conciencia. Ellas pues desviaron una Creación, la encerraron, recluyéndola sobre sí misma, poniendo nuevas leyes. Las entidades que realizaron eso eran inicialmente lo que se llamaba los Dracos, creaturas reptilianas cuyos descendientes dieron, mezclando otros tipos de ADN, lo que se llamó los Anunnaki. Ahora, entiendan que, a nivel simbólico e histórico, esta entidad y su jefe, de un solo nombre y uno sólo, aunque se divierte en tomar distintos vocablos según las tradiciones y los escritos. El nombre inicial, según la gnosis, Yaldebaoth, es llamado entre ustedes Dios o también Diablo, que es la misma entidad exactamente que les hizo creer que era su Creador y que eran su creatura, sujeta a su buena voluntad y a sus leyes. He aquí lo que es la falsificación y el encerramiento. Más allá de este encerramiento y las Creencias inherentes a este encerramiento, ustedes son Seres de pura Luz, Semillas de Estrellas habiendo sido encerradas y cortadas de lo que son y atrapadas. Hay pues separación pero no hay caída. Eso pone en contexto, hasta cierto punto, lo que se llama el pecado original ya que el único pecado no es de su hecho sino de los que los encerraron. Pero, en la Gracia de la Unidad, no existe ningún pecado y se restablecerá todo.

Pregunta: ¿Hoy día, cuál es el valor de tener a un Maestro espiritual vivo?
Bien amada, ninguno. Ustedes son su propio Maestro. Lo que era necesario e indispensable antes de que la Luz llegara sobre esta Tierra, es decir, antes del año 1984, requería la presencia de algunos Maestros, de algunos Melquizedec, de algunas Estrellas, para mantener, precisamente, la cohesión y la filiación a la Luz. Desde que la Luz descendió sobre la Tierra, tienen muy pocos Maestros presentes sobre la Tierra. Tienen tres Estrellas. Ahora, los Maestros auténticos, de los cuales forman parte los que llaman los Ancianos, los Melquizedec, están todos, allí en lo alto, sin excepción. Les recuerdo también que mientras sigan a un Maestro exterior, no están en su camino.

No tenemos más preguntas, les agradecemos.

Bien amados Niños de la Luz, les doy Gracia por vuestra recepción. Les digo hasta pronto. Que mi amor les acompañe y les guie. Hasta pronto.



www.autresdimensions.com
Canalizaciones: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Veronique Loriot
Traducción: Odilia Rivera
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada