POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

jueves, 20 de mayo de 2010

DECISIONES - CARMEN ROBAYNA

Pero llegó el día en que ya no podía seguir adelante. ¿Eso iba a ser mi vida para siempre? ¿Ya estaba, eso era todo? ¿Ganar más dinero, subir más niveles, comprar cosas, amasar bienes? Mi corazón me decía que no podía cerrar los ojos y continuar como si no pasara nada. Yo estaba cambiando, y necesitaba dar un cambio también a mi entorno.

A veces una se siente rara. Cuando has estado durante años dedicada en cuerpo y alma a los negocios, cuando todo tu foco y tu meta era calificar para tal ó cual nivel en la empresa, ganar x dinero al mes, tener un equipo de x personas lo antes posible… y de repente tu vida se da la vuelta como un calcetín, te sientes rara.

Te planteas cómo seguir tu vida como has hecho hasta ahora. Cuando tus sentimientos ya no son los mismos. Cómo plantearlo a la gente con la que trabajabas, a tu equipo, a tus suscriptores.

Qué pensarán de ti, cómo se lo tomarán. "Qué rara te has vuelto. Qué tonterías dices. Eso de la Ascensión y la energía es un rollo… ¿para cuándo el próximo entrenamiento?"

Para mí ha sido duro.

He tenido la fortuna de fundar 2 equipos de marketing multinivel de éxito, de entrenar a muchas personas en liderazgo, motivación, marketing. Era mi vida. Era lo que hacía.

(Y es lo que hago todavía si me piden apoyo. Aún hay gente que quiere que hable para sus equipos, no puedo negarme a ayudar…)

Pero llegó el día en que ya no podía seguir adelante. ¿Eso iba a ser mi vida para siempre? ¿Ya estaba, eso era todo? ¿Ganar más dinero, subir más niveles, comprar cosas, amasar bienes?

Mi corazón me decía que no podía cerrar los ojos y continuar como si no pasara nada.

Yo estaba cambiando, y necesitaba dar un cambio también a mi entorno.

Ha pasado un año y unos meses, y ahora me planteo seguir avanzando.

Sé positivamente que nuestro mundo está llegando al final de una época, no hay más que mirar alrededor. Aún hay personas que esperan que todo vuelva a ser como era, que puedan seguir en su burbuja de consumo, que el dinero vuelva a fluir a cos-ta de lo que sea y las estructuras de siempre sigan en pie.

Otros ya sabemos que -siento decirlo así- esa época pasó y afortunadamente para nuestro amado planeta y nuestros hermanos de otras especies, vamos camino de otra forma de vivir.

En cada uno está el adaptarse y salir adelante con alegría y aceptación,

ó quedarse anclado y sufrir los cambios como un castigo.

Siento que estoy cansada, muy cansada, es como si llevara demasiado tiempo aquí, y ya no puedo más.

Estoy harta de tantas injusticias, manipulación, pobreza, odio, racismo y esclavitud.

Así que estoy tomando decisiones. Decisiones que van a afectarnos a todos en casa, pero creo que mis hijos algún día me lo agradecerán.

Ellos, al fin y al cabo, son pequeños aún, pero ya están siendo "programados" para entrar en la maquinaria del sistema en que vivimos. En la máquina de fabricar esclavos, listos para obedecer, consumir hasta el hartazgo, pagar impuestos y recibos variados para sostener el estilo de vida del gobierno y las grandes empresas….

Ese es su destino si no hago algo, y lo hago ya.

Como madre no puedo quedarme impasible, quejándome, pero permitiendo que hagan con ellos lo que han hecho con nosotros.

Así que, finalmente, mis hijos son la excusa para cambiar, para ser valiente. Desde aquí les doy las gracias por esto.

Y entramos en el capítulo de las decisiones que te comento.

Tomamos la decisión de recorrer nuestro camino espiritual. De estar al servicio de los demás, de comenzar una vida distinta. Pero eso, si seguíamos con el estilo de vida cómodo y despreocupado que teníamos, no iba a ser posible.

Ha llegado el momento de ser consecuentes con nuestro corazón y nuestros senti-mientos.

Por eso hemos decidido desarraigarnos de lo material accesorio. De todo lo que nos sobra y nos está atando. Vamos a desprendernos de nuestras propiedades, sí, las que tanto esfuerzo nos costó adquirir, por lo que tanto trabajamos…

¿Por qué? Puede que estés pensando que me he vuelto loca. Pero no es así.

Nos hemos dado cuenta de que las cosas materiales nos mantienen anclados, obligados. A un estilo de vida, a un status, a una forma de ser. Tanto Jesús y yo estamos hablando desde nuestros blogs del camino espiritual, de cambio planetario, de libertad y de Ascensión.

Pero creemos que eso no casa mucho con seguir viviendo en una hermosa vivienda, llena de objetos (la mayoría inútiles), y de forma consumista como hasta ahora.

Por eso queremos ser consecuentes… y hemos empezado la transformación.

Lo primero que hemos hecho -y que te recomiendo hacer-, es limpiar nuestra casa de objetos viejos, de cosas que guardamos "por si acaso", pero que jamás usamos, y están ocupando lugar en los armarios y altillos.

Hemos vendido la televisión de nuestra habitación, el dvd, nuestras colecciones de música, enciclopedias y cacharros varios que no nos sirven más.

También vaciamos los armarios de ropa y los hemos dado a organizaciones de personas necesitadas. Nos hemos quedado con lo justo… lo que cabe en una maleta.

Es increíble la cantidad de energía que mueves cuando haces esto. Los objetos acumulan su propia carga energética, y cuando comenzamos a sacar cosas de aquí y allí, sucedió algo curioso.

Primero Jesús, y luego yo misma, agarramos algo parecido a una gripe. Sí, con sus toses, su dolor muscular, cansancio… todo el paquete completo. Fue increíble, ¡dos días enfermos por tirar lo viejo de casa!

Fue una manifestación física de la energía que estábamos moviendo alrededor, y del apego que tenemos a las cosas. Y eso que llevamos sólo media casa "limpia".

Luego nos dijeron nuestros Guías que era importante hacer este trabajo rápido, y no dejar los objetos en medio del salón ó el pasillo, esperando para ser sacados de la casa….

También nos dijeron que nos protegiéramos con Luz Azul y Violeta, para evitar que nos afectara de esa forma.

Todavía nos queda un montón por desalojar, pero no puedo decir con palabras el bienestar y la alegría que tenemos ahora, estamos mucho más livianos, y la casa también.

Tu casa es un reflejo de ti mismo. Una casa atestada de cosas, de muebles, de recuerdos, desordenada, te impide estar relajado, centrado en ti mismo. Se come tu energía y tu Luz.

Una casa casi vacía permite que estés en armonía y en paz.

Vivir con lo justo no es ser pobre, al contrario.

Es sinónimo de Ser tú mismo, y no necesitar accesorios para ser feliz.

Después, seguiremos desprendiéndonos de todo lo demás. La casa misma, la oficina. Todo.

Queremos echar a andar sin lastre, sin ningún carro del que tirar. Sin mirar atrás.

¿Y qué haremos cuando hayamos vendido todo? ¿Cómo viviremos?

Bueno, esa es una gran pregunta.

Lo primero que haremos será celebrarlo. Ese será el día de nuestra Libertad. No tendremos que pagar más préstamos, seguros, recibos, ni impuestos por el patrimonio.

No tendremos nada. Y lo tendremos todo.

Nos dedicaremos a viajar, y a hablar a las personas que están en el proceso de su propio cambio. Que buscan información y ayuda. Queremos hablarles desde la honestidad, desde nuestro corazón.

No puedo decir a la gente "libérate" mientras yo sigo atada.... queremos demostrar que se puede, y que en este momento de la historia en nuestro planeta no hay nada, repito, nada más importante, que dedicarte al máximo a tu crecimiento espiritual.

En fin, este artículo no es tal, como has podido ver. Es parte de mi vida, que comparto contigo, como agradecimiento por estar ahí y hacer posible mi trabajo. Este blog y mi página web, son parte de mi servicio, de mi misión de ayuda a los demás.

No sé en qué punto de tu evolución estás en este momento, pero si mis palabras te provocan rechazo ó no te resuenan, es normal. A mí hace año y medio también me hubiera pasado. Algún día quizá las recuerdes, y tengan sentido para ti.

¿Y el network marketing? ¿Dónde queda entonces?

Bueno, creo que ya sabes lo que opino sobre esto. Aún tenemos que ganar dinero para el día a día, y formar parte de una red de gente donde sólo por consumir un producto útil, podamos tener ingresos y ayudarnos unos a otros es una gran cosa. Podemos usar nuestro negocio como excusa para dar apoyo a los demás. Para mí es un medio, pero ya no es el fin.

De momento me despido. Esté donde esté, mientras tengamos Internet, seguiré a tu lado el tiempo que quieras.

Te mando un fuerte abrazo de Luz

Carmen Robayna

www.CarmenRobayna.com/blog

Mayo 20, 2010 12:45 PM

* Nuestro Grupo de Trabajo Espiritual y Meditación Online "Evolución Hacia la Luz " Aquí.

* Taller "Cortando los Lazos que Nos Atan", abierta inscripción para la semana que viene, Aquí.
___

Enviado por cortesía de: Carmen Robayna

http://www.carmenrobayna.com/blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario