POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

miércoles, 8 de septiembre de 2010

LA ALEGRÍA COMO ANTÍDOTO..."El Día Que No Rías Es Un Día Perdido"...

Así como el buen humor es el remedio a la tristeza, la alegría previene las enfermedades del cuerpo y el espíritu. La felicidad depende de cómo asumamos la vida, por lo tanto lo inteligente es tomarla como una emocionante e interesante aventura, llena de retos y oportunidades que podemos vivir alegres e intensamente.



Nuestra vida tiene tantas razones y circunstancias que la hacen edificante, que ciertamente, no celebrarlo sería ir contra nuestra propia razón e inteligencia.

Una diferencia fundamental que tenemos con los animales irracionales, es nuestra capacidad de razonar frente al espectáculo maravilloso de este mundo que nos toca vivir, ante el cual abrimos un abanico de observación y expectación que nos hace la vida grata y emocionante, más allá de la satisfacción de nuestras necesidades básicas de supervivencia física.

En nuestro mundo espiritual percibimos sensaciones como las de amar, sentir y disfrutar la belleza; ejercer la voluntad propia, la generosidad, la solidaridad y la utilidad; oír música, crear y disfrutar del arte, entre otras, nos posibilita alcanzar la felicidad, como realización físico-espiritual, que se traduce en la alegría de vivir.

Esa visión de vida que trascienda nuestra materialidad, donde la calidad supere la cantidad, nos hace esencialmente especulativos, curiosos, creativos, impacientes y susceptibles a la angustia y estrés, que afectan nuestra salud física, mental y psicológica.

Frente a esa permanente búsqueda, que como seres inteligentes no podemos obviar, el único antídoto frente a la angustia que produce nuestra ambición nunca satisfecha, lo es el carácter alegre y bien humorado, bajo la premisa de que todo evento o circunstancia, siempre puede ser aprovechada en nuestro beneficio.

El privilegio de poder respirar, sin adicionales valoraciones, es ya una fuente de alegría; pero las muchas bendiciones de que disponemos para disfrutar todos los días una vida llena de retos y sorpresas, conforman una fuente permanente de satisfacción y plenitud.

Amar y ser amado, observar el paisaje geográfico lleno de cosas hermosas, convivir con el ser más noble que puebla el planeta, poder construir nuestra existencia como nosotros mismos con nuestra decisión y esfuerzo lo decidamos, son todos motivos de alegría.

Conozco y trato con persona alegres, que son comunes y corrientes a las que nunca he visto enfermas, tristes, perturbadas o estresadas; siempre sonríen, saludan, estrechan la mano o abrazan afectuosamente y dan muestras de buen humor, produciendo una influencia positiva que es… contagiosa.

Así como el buen humor es el remedio a la tristeza, la alegría previene las enfermedades del cuerpo y el espíritu. La felicidad depende de cómo asumamos la vida, por lo tanto lo inteligente es tomarla como una emocionante e interesante aventura, llena de retos y oportunidades que podemos vivir alegres e intensamente.

Como la solución es fácil y depende de nosotros mismos, mientras más pronto lo asumamos obtendremos mejores resultados. Así que, a sonreír, alegrarse, forzar el buen humor, mirar el lado positivo de todo evento y en vez de preocuparse por los problemas, ocuparse de resolverlos.

Recuerda que, la diferencia entre una persona feliz y otra que no lo es, radica en que la primera cree y practica esta filosofía de la vida.

Por: Dr. Amauri Castillo

Publicado por: Marisol Gavidia Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada