POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

jueves, 25 de noviembre de 2010

La recitación de los atributos divinos sólo nos prepara para tener elevados ideales.

La recitación de los atributos divinos sólo nos prepara para tener elevados ideales y aproximarnos más y más a la Divinidad que es nuestra naturaleza.

Deben darse cuenta de que los bhajans, la repetición del Nombre, la adoración y la oración no son para complacer o propiciar a Dios, sino para nuestro propio progreso espiritual. 

Frecuentemente, las personas adulan al rico y al poderoso –especialmente cuando son empleados de ellos o cuando están en deuda por alguna ayuda recibida– para inducirlos a que les den dádivas. 

Pero Dios no derrama gracia sobre las personas porque le cantan alabanzas ni las castiga porque no lo glorifican. 

La recitación de los atributos divinos sólo nos prepara para tener elevados ideales y aproximarnos más y más a la Divinidad que es nuestra naturaleza. 

Nos convertimos en lo que contemplamos. Mediante el pensamiento constante, se imprime un ideal sobre nuestro corazón.

Cuando todo el tiempo fijamos nuestro pensamiento sobre lo malo que otros hacen nuestra mente se contamina con el mal. 

Por el contrario, cuando fijamos nuestra mente sobre las virtudes y el bienestar de los demás, nuestra mente se libera de lo malo y sólo abriga buenos pensamientos. 

Ningún mal pensamiento puede penetrar la mente de una persona totalmente entregada al amor y a la compasión. 

Los pensamientos en que nos recreamos forman nuestra naturaleza; no solamente afectan a los demás sino también a nosotros.

Cuando se usa una lámpara de magnesio para tomar la foto de una persona, su cara se ilumina pero también se ilumina, a cierto grado, la cara del fotógrafo.

Cuando pasa el camión de la basura, ustedes se ven afectados por el mal olor aunque estén a cierta distancia. 

De igual manera, el pensamiento puede ser momentáneo, puede ser trivial; sin embargo, no se puede evitar su efecto sobre la mente. 

Los sabios antiguos sabían esta importante verdad, por eso declararon: “El que conoce a Brahman se vuelve Brahman”. 

La única forma de volverse Brahman es estando siempre inmerso en la contemplación de Brahman. 

Cuando se tiene un terrón de sal en la boca, ¿cómo puede uno saborear la dulzura de la miel o de las frutas? 

Con un pedazo de dulce en la lengua, ¿cómo se puede conocer el sabor de la sal y lo que es salado? 

Sumerjan su mente en buenos pensamientos y el mundo será bueno para ustedes; empápenla de malos pensamientos y el mundo será malo. 

Así, recuerden sólo lo bueno, hagan, piensen y planeen sólo lo bueno, hablen sólo lo bueno y hagan solamente el bien; entonces, como consecuencia se aproximarán a Dios, la fuente de todo bien.

Bhagavan Sri Sathya Sai Baba

Extraído del D.D. del 07 - 03 - 78

Página Principal
http://sbavatar.blogspot.com/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada