POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

jueves, 13 de enero de 2011

ASHTAR - MENSAJE DE POSID


GALATRIL a través de Aurelia Louise Jones

Saludos y bendiciones a todos ustedes que están reunidos aquí en el día de hoy!

Estamos bendecidos por su interés y su amor y también por su disposición de volverse a conectar con nosotros nuevamente. Estamos aquí en el día de hoy para compartir nuestro amor con ustedes y para ofrecerles orientación y apoyo. Les pedimos que ahora abran sus corazones hacia nosotros, tal como nosotros abrimos los nuestros a todos ustedes, en el permiso de la apertura más grandes para el contacto directo con nosotros.

Se nos ha pedido que hoy hablemos acerca del emerger Atlante que se está produciendo gradualmente a través y conjuntamente con el surgimiento Lemuriano en integridad y unidad. Es con gran alegría y excitación que nuestras anteriores dos civilizaciones están fusionando sus energías para crear un nuevo color de amor y unidad en este planeta. Cuídense de aquellos, en su dimensión, que tratarán de crear la ilusión de dos surgimientos separados de nuestras civilizaciones. Les recordamos lo que hemos dicho con anterioridad. Nosotros, la civilización Atlante ascendida, estamos totalmente al servicio del surgimiento de los Lemurianos, y nosotros emergeremos conjuntamente con ellos, como un corazón y como una familia de Luz.

Nuestro viaje de exploración durante la época de la Atlántida será comprendido una vez más, y nosotros nuevamente ocuparemos nuestro lugar en la jerarquía de seres en este planeta que incluyen los rangos más elevados de sacerdotes y sanadores, magos y profetas. Mis muy queridos hermanos y hermanas, sepan que ahora, después de la larga noche oscura de nuestra evolución, ahora tenemos tanto amor y nueva sabiduría para compartir con todos ustedes. Estamos ansiando estar a su lado y de apoyarles en su viaje.

Ya no necesitamos más ofrecer penitencia por nuestras acciones previas. De verdad, el tiempo que hemos pasado trabajando al servicio del planeta y de la humanidad para el bien de la totalidad, desde la caída de la Atlántica, excede por mucho el dolor y el daño que hemos producido en aquel entonces. Nosotros le damos la gracia con todo nuestro estado de ser a la Hermandad Lemuriana de la Luz por habernos asistido incondicionalmente cuando más lo necesitábamos. Les damos las gracias con todo nuestro corazón por su amor sostenido y por trabajar diligentemente con nosotros a través de nuestro prolongado período de sanación.

Ahora ha llegado el momento para que nosotros pronunciemos nuestra verdad acerca de los tiempos de la Atlántida. Depende de cada uno de ustedes el percibirnos en la nueva luz que hemos abrazado. Ahora es el momento para que todos nos tomemos de la mano y que unamos nuestros corazones para permitir las revelaciones de la nueva Lemuria para que se manifiesten como una realidad en su mundo.

Nuestro tiempo en la Atlántida fue la mayor demostración del mal empleo de la energía en este planeta y que la raza humana jamás hubiese experimentado. Se nos habían dado grandes dones que nosotros elegimos corromper. Nosotros les hemos hablado con anterioridad de nuestras aprensiones actuales con respecto a nuestras acciones durante la gran era de la Atlántida. En nuestra primer trasmisión para usted, les hemos pedido y recibido de todos ustedes gran perdón. Hemos liberado mucho de las energías más densas del corazón, el dolor y el trauma que perduró de la época de la destrucción de la Atlántica, y les damos las gracias a todos ustedes por su corazón compasivo.

Aquellos de ustedes que han vivido en la Atlántida con anterioridad y que han sufrido la caída, han penetrado en sus partes más profundas de si mismos para liberar toda la angustia y desconfianza que permaneció de aquel tiempo. Para gran alegría nuestra y un alivio sentido desde el corazón, vemos que ustedes a diario están siguiendo con esta limpieza y sanación. A medida que cada uno limpia las viejas cuestiones y la resistencia que tienen frente a su experiencia en la Atlántida, todos nosotros estamos en condiciones de avanzar hacia expresiones nuevas y más grandes del “Corazón de Lemuria”.

Verdaderamente, todos nosotros ahora nos encontramos en el reconocimiento y aceptación de esta dimensión más elevada del amor. Ahora les toca a ustedes el llevar esta nueva dimensión del amor hacia la fisicalidad de su dimensión. Una vez que esto se haya producido, el surgimiento conjunto en el planeta de las hermandades de Lemuria y Atlántida se convertirán en una realidad para todos nosotros. De hecho, nosotros hemos estado junto a ustedes en su dimensión, pero su frecuencia no les permitió percibirnos. Actualmente, serán todos ustedes los que surgirán hacia la vibración más elevada de su propia esencia divina, y se conectarán una vez más con nuestra vibración. No es tanto a la inversa..

Cuando llegue el momento, todos nos vamos a reconocer los unos a los otros como la verdadera familia que somos, y las etiquetas de Lemuriano o Atlante dejarán de existir, porque ahora somos “uno”. Las etiquetas que ustedes tienen con respecto a países o religiones se irán esfumando. Una vez más, vamos a vivir juntos en unidad y amor.

Antes de que el surgimiento total tenga lugar en su dimensión, muchos eventos y transformaciones se desplegarán en la superficie. Hoy en día no hay víctimas en su mundo. Todas las situaciones, globales y personales, con las que se encuentran en su vida cotidiana, han sido traídas a la manifestación porque ustedes las han creado. El desafío mayor con el que se encuentran ahora es el equilibrio de sus propios deseos de armonizar con el bien más elevado de todos. Cada uno de ustedes tiene que comprender completamente el poder de la creación que ustedes sostienen en cada momento.

Las bendiciones de la transformación en este planeta se están manifestando plenamente a través de las energías vibratorias más elevadas, las que van aumentando y cambiando la realidad de todos y cada uno de los días. El tiempo de no-participación ha quedado atrás, y a cada uno de ustedes se les pide unirse a la gran aventura. A cada uno de ustedes se los está llamando para que se acuerden quienes fueron en los tiempos pasados, las bendiciones y el dolor, la alegría y las penas. Todas las experiencias del pasado van a tener su lugar, su sabiduría y su empleo en su futuro cósmico.

En la Atlántida elegimos manipular las energías disponibles para nosotros para fines de provecho propio. Ustedes han alcanzado un tiempo en la evolución de su propio viaje en este planeta en donde las lecciones que todos hemos aprendido ahora tienen que traer sus frutos. Su corazones tienen que seguir estando abiertos a fin de abrazar todas las experiencias viejas y nuevas. Sin embargo, sus mentes en coordinación con la mente universal, tienen que reconocer la verdad. La Atlántida se convirtió en una civilización fuera de control. Ella se desconectó de las energías nutrientes y fructíferas del corazón y del alma. Una gran parte de la civilización Atlante únicamente se preocupó por la prosecución del conocimiento y poder a expensas de la verdad. Nosotros no hemos honrado a nuestra Esencia Divina o a la gracia que se nos otorgó.

Su mundo actualmente está enfrentando muchas de las mismas cuestiones. Sus líderes actuales son cuestionados acerca de su conducta y de sus motivos, tal como nosotros hemos cuestionado a nuestros líderes en aquel entonces. Las respuestas que ustedes están recibiendo no está tocando un acorde armónico con la música de sus almas. Las palabras pronunciadas por sus líderes pueden, en algunos casos, sonar correctas, y los sentimientos expresados pueden parecer genuinos. Sin embargo, ustedes los examinan con la única medida que ustedes tienen, sus corazones, y saben que están siendo alimentados con ilusión, decepción y traición. Y ustedes también saben que esta ilusión ya no puede seguir siendo válida, ya que su Creador ha decretado el “Nuevo Día de Luz” para este planeta.

Todos ustedes han creado la dualidad que han llegado a aceptar y también los velos de los que se están tratando de liberar con tanta fuerza. Los mismos han sido creados a fin de facilitar el aprendizaje de grandes lecciones y la recolección de asombrosas experiencias. Tal como nosotros hemos creado nuestros propios velos de ilusión en la época de la Atlántida, y pensamos que podíamos jugar con las energías de la creación y manifestación sin tener consecuencias, así ustedes han colocado anteojeras sobre los efectos de su propio mal empleo de la energía.

Al referirnos a la energía, no hacemos referencia solamente a las tecnologías que emplean en su actual civilización, las cuales realzan sus estilos de vida. No hablamos solamente del daño que se está haciendo al entorno de su planeta, la Madre Tierra, y a la estructura física del ADN de cada uno de ustedes. No hablamos solamente de la manipulación de la información que se produce en todos sus medios de comunicación como un método de control mental.

Hablamos en forma más importante del mal uso de la energía emocional. El cuerpo emocional es su verdadero derecho de nacimiento y es un gran regalo, y ustedes lo han encerrado al negarlo en forma cotidiana. Como seres de la raza humana en evolución, a ustedes se les ha brindado una estructura del cuerpo emocional que no se parece a ninguna otra, y en grado menor, así fue con los animales y plantas que viven en su planeta. Y sin embargo, ustedes sienten que este cuerpo emocional es su debilidad, su “Talón de Aquiles”, por así decirlo. Porque muchos de ustedes, sienten que su cuerpo emocional es algo de lo que se tienen que deshacer. Ustedes sienten que tienen que contener sus efectos, diluir o quitar sus mensajes para ustedes.

El verdadero don del cuerpo emocional es la habilidad de que cada uno de ustedes tiene que experimentar el rango más amplio de escenarios de la multitud de sus lapsos de vida, y de recuperar esta riqueza de experiencias y regresarlas al todo, retornarlo para todos nosotros en el cuerpo de Dios. La impureza, su racionalidad del cuerpo emocional ha permitido la plena expresión de todo lo que ustedes son, y al hacerlo así, ha permitido la plena expresión de todo lo que el Espíritu es. Pero este concepto ha sido ignorado y olvidado. Nosotros hemos intentado pasar por encima de nuestras emociones con la mente, olvidando que nuestras emociones eran el conducto hacia nuestros corazones y almas.

A ustedes se les ha otorgado una oportunidad sustancial para traer la fuerza total de Dios a través de sus cuerpos emocionales. Ustedes son capaces de imbuir estas energías con la singularidad que cada uno posee. Esta singularidad es un resultado directo del coloreado emocional que han desarrollado vida tras vida en las rejillas electromagnéticas y cristalinas del planeta.

Sus emociones no son energías que se deben ignorar o someter. No son energías que se deben abandonar o de las que se debe desconfiar. Ellas son verdadera y sagradamente una representación de su llama individual que tiene que ser nutrida a fin de arder fuerte y pura. El error que se cometió en nuestra época en la Atlántida fue la creencia errónea que teníamos de que nosotros nos podíamos elevar a un estado de superioridad intelectual. Esta fue nuestra mayor insensatez, tal como lo es para muchos de los que están en el poder en su mundo actualmente.

El don más grande de habitar en un cuerpo en este planeta actualmente es que ustedes son humanos. Ustedes son una manifestación física de la gracia y del potencial divino del Espíritu. Ustedes son el punto de anclaje para la expresión de la Voluntad de Dios. No hay alegría mayor disponible que esta, cuando uno reconoce esta verdad y la viven en su día a día.

Ustedes también están expresando a través de sus cuerpos emocionales la conexión que existe entre lo físico y lo etérico, entre el cuerpo y el espíritu. Cada vez que ustedes extienden la mano para tocar a otro ser, y luego se conectan a través de las vibraciones creadas dentro de su matriz emocional, ustedes están reuniendo los reinos en una manera nueva y maravillosa. Ustedes están creando colores y energías que nunca antes han existido, nuevas expresiones y palatinas de amor.

Nuestro error fue el de sentir que necesitábamos grandes máquinas y sistemas de energía para crear de esta forma. Hemos olvidado nuestra conexión el uno con el otro, y en cambio competíamos para ver quién podía controlar la mayor cantidad de energía, como si este poder nos llevase más cerca de realizar nuestra Presencia de Dios. Y por supuesto, no fue así y no nos llevó a ello. Solamente nuestra conexión del uno con el otro podía hacer esto.

Solamente a través de nuestro amor del uno para el otro podíamos verdaderamente tocar y conectar con el dios interno. Solamente a través de la plena aceptación de nuestros seres emocionales totales, en relación con uno y con todos, pudimos ver nuevamente dentro de nuestras almas. Les llevó muchas vidas a nuestros hermanos y hermanas Lemurianas para mostrarnos y ayudarnos a percibir esta verdad. Ellos nos apoyaban sin cesar con amor y nutrición mientras nos esforzamos para liberar nuestras viejas imágenes y sistemas de creencias. Ellos nos presentaron con un glorioso espejo de nuestra verdadera identidad como seres divinos, un espejo que rechazábamos totalmente y que ridiculizábamos en la época de la Atlántida y Lemuria.

En el día de hoy presentamos este mismo espejo, este mismo amor y apoyo a ustedes. Estírense hacia nosotros y tóquenos a través de sus cuerpos emocionales. Nosotros estamos aquí. Sientan la fortaleza y pasión por la vida que surge a medida que se vuelven a conectar totalmente consigo mismos, al volver a establecer los senderos y conductos para la energía que los rodea. Extiéndanse a través de sus emociones y toquen el mundo que los rodea. Permítanse a si mismos el sentir a los árboles, las flores, los animales en el campo, el canto de un pájaro, las flores en su jardín y la comodidad de su hogar. Estírense y toquen el corazón del uno y otro en las maneras más profundas.

Juntos estamos creando la nueva Lemuria. Juntos estamos creando la apertura que ustedes desean para su surgimiento a la dimensión más allá de la suya. Los esperamos, ya que los amamos tan tiernamente, manteniéndolos por siempre en nuestros corazones.

Su familia Atlante de la Luz

Extraido del libro "Telos 3. Protocolos de la Quinta Dimensión", canalizado y escrito por la amada y ya ascendida Aurelia Louise Jones Corazón rojo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada