POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

lunes, 10 de mayo de 2010

EL AMOR DE JESÚS EL CRISTO - 18-12 - STARR

El testigo es aquel que no calla, es aquel que proclama lo que ha visto y ha oído, ¡no debéis callar!, pues vuestra luz ha sido encendida para ser luz que ilumine el mundo, no la ocultéis, mas bien caminad con vuestra luz por la ciudad, defended la luz de las tinieblas, mantened vuestra luz encendida, quien la acepte, entonces brillara junto al Altísimo y quien la rechace es libre, pues libre os ha creado vuestro Señor.

Que la paz de Vuestro Señor y esté con vosotros.

Acaso hermano ¿vosotros sois diferentes a vuestro Dios en la lucha y en el servicio? Vuestro amado Señor caminó, compartió su copa y su morada con quien sabía el era su enemigo y aquel que lo traicionaría hasta llevarlo a la muerte. Y aún así jamás le dio la espalda y hablo a su corazón muchas veces, con la paz y la misericordia de quien sabe que es no solo el hijo del Altísimo sino con la paz que da el saberse en la verdad.

En vosotros hay solamente verdad, verdad en el amor, verdad en la entrega, verdad en la elección y verdad en la simiente que dentro de vosotros se abre camino para ser luego oasis para muchos sedientos de amor diseminados por la tierra.

Quien no ha sabido ver la luz, quien no ha aceptado que el amor puede vivir en un corazón noble y entregado, ya no la verá, pues solo desea colocar su dedo en la llaga y que le sea mostrada solamente la verdad ante sus ojos. Vuestro Señor un día os dijo, dichosos de aquellos que sin haber visto creen, que sin haber escuchado, aceptan las palabras de los enviados del Altísimo, es hermoso ver bajar de la montaña los pies de los mensajeros del altísimo, y se regocija vuestro Señor cuando su palabra crece dentro del corazón de hijos obra perfecta de sus manos.

Pues a aquellos que os hostigan, a aquellos que os desacreditan, a aquellos que os acusan de traidores y falaces, a ellos los miraréis a los ojos, y abriendo vuestro corazón proclamareis con fuerza vuestra verdad, entonces quien os desee el mal os amenazará y os dirigirá todo tipo de palabras inapropiadas, pero mirando a los ojos a quien os agrede, les mostraréis la paz y pronunciareis las mismas palabras que vuestro amado Señor dirigió a su enemigo: si algo has de hacer hazlo ya, entonces cuando esas palabras sean pronunciadas, nosotros los hermanos protegeremos la semiente de todo mal, y vosotros os fortaleceréis uniéndoos y luchareis hasta encontrar la paz.

No miréis ya nunca lo que atrás ha de quedar, solo caminad con la frente en alto, y con la alegría del amor derramada en vuestros corazones, entonces diréis a todos que vuestro amor es el mismo amor de Dios aquel que brindaréis a quienes no conocen el amor ni la justicia los que nunca han visto brillar la luz poderosa de vuestro Señor, pues no saben lo cerca que está de cada uno de los que extienden su mano y generosamente exclaman piedad de mi señor!

El testigo es aquel que no calla, es aquel que proclama lo que ha visto y ha oído, ¡no debéis callar!, pues vuestra luz ha sido encendida para ser luz que ilumine el mundo, no la ocultéis, mas bien caminad con vuestra luz por la ciudad, defended la luz de las tinieblas, mantened vuestra luz encendida, quien la acepte, entonces brillara junto al Altísimo y quien la rechace es libre, pues libre os ha creado vuestro Señor. Pero aquel que elige no creer no es libre de acusar, tampoco es libre de causar daño a su hermano, quien dañe a aquel que proclame la grandeza del Señor, quien dañe la simiente de vuestro Dios, que es el mismo amor derramado en vuestros corazones deberá responder no ante vosotros sino ante vuestro Señor, pues recordad hermanos que a quien más se ha dado más se le reclamará en el día final.

Sed serenos y mansos, pero firmes en el anuncio, quienes sembraron la fe en el mundo proclamaron la verdad de Cristo a quienes deseaban escuchar y ante quienes renegaban de Jesús, ¡blasfemos! Les gritaban y vuestro hermano respondía si las cosas son de Dios perdurarán y si no morirán, que la verdad os de la paz que necesitáis en la lucha, para ganar la batalla con la fuerza del puño sino con la fuerza de LA PALABRA contra la cual nada existe, pues es la fuerza de vuestro Dios. Así sea.

Su palabra es la Verdad , su palabra es la luz de vuestros ojos,

Perfecta es la ley de vuestro Dios y el alma os reconfortará,

Verdadero es el testimonio de vuestro Dios y sabiduría de aquel que en su humildad

Se nutre de ella. Amén

Canal: STARR

e-mail: igashu.starr@gmail.com

blog. http://igashu-starr.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario