POR FAVOR

Seguidores

NUEVA PÁGINA

Que día es hoy? (pasa el cursor)

jueves, 20 de enero de 2011

SRI AUROBINDO- Agosto 2010 para releer

2 de agosto de 2010

Soy Sri Aurobindo. Queridas hermanas, queridos hermanos en este espacio, les agradezco acogerme esta noche. Les transmito mi Amor. Me fue pedido, por el digno el venerable Omraam (ndr: Omraam Mikaël AÏVANHOV), de venir a expresarme, entre ustedes, por lo que se refiere al Fuego. Como ya se sabe, soy un Melchizedek del aire, en relación con la Constelación del Águila. Pero a causa de mis escritos y mis experiencias, en mi última vida, me es posible intentar hacerles llegar a una comprensión directa de lo que se llama el Fuego y, en particular, el Fuego del Corazón. Lo saben quizá, en la tradición de la cual soy resultante, el Fuego no tiene absolutamente la connotación negativa que existe en el cristianismo donde el Fuego representa más bien las llamas del infierno, las llamas destructivas. En mi tradición, el Fuego está vinculado a Shiva. Es el Fuego que purifica, él es el Fuego que regenera y resucita, él está vinculado al Fénix. El Fuego es uno de los 4 elementos, en relación con uno de los 4 Vivientes, llamado, en la tradición primordial, Véuhiah, el Genio del Fuego. Cuando he intentado definir, en palabras, lo que llamé el Supra mental (que hoy ha llegado sobre la Tierra, cuyas primicias sienten en su Corona Radiante del Corazón y la Cabeza), había comprendido entonces una serie de características de este Supra mental, que otros, antes de mi, llamaron el Fuego del Éter. El Fuego del Éter, este Supra mental o energía de la Città, (ndt: Del plan de la Città o plan de la consciencia) corresponde a una serie de características precisas no teniendo nada que ver con la energía perceptible por el magnetismo o por distintas técnicas destinadas a hacer percibir la energía vital. La energía Supra mental tiene características muy diferentes. Se podría por otra parte llamarla el Fuego eléctrico, no en oposición al magnetismo sino más como una complementariedad. Las características de Vibraciones del Supra mental hacen que esta energía sea de una Vibración más rápida que la que es percibida comúnmente por los que perciben. El Supra mental se interpreta también a través del Fuego. Comprendan que este Fuego no es un Fuego que quema, como las llamas, pero sin embargo es un Fuego: un Fuego que revela, un Fuego que devela, un Fuego que forja y que vuelve transparente. Es este Fuego allí del cual se trata. Este Fuego que ha sido utilizado, incluso en su versión que quema, en algunos procesos llamados iniciáticos, en las tradiciones primitivas. El Fuego del Corazón es, obviamente, la instalación de esta Vibración rápida, del Supra mental, en el chakra del Corazón, transformando a éste, más allá del chakra, en una Corona Radiante, perceptible, efectivamente, como una corona ampliándose hasta englobar, bien más allá del chakra del Corazón, el conjunto del pecho. El Fuego es también Conciencia. El Fuego del que hablo no es la combustión del oxígeno pero, bien más, constituida de partículas. Estas partículas pudieron llamarse Adamantinas o, en mi tradición, Agni Deva. Son estas partículas, calificadas de exóticas en su Mundo usual encarnado, que deben invadir su Mundo, en cantidad cada vez más importante, cuando la Tierra cruce, enteramente, la radiación de la Fuente, llamada, por algunos, la Ola Galáctica. Las propiedades del Agni Deva son revelar, purificar, elevar. Se podría decir que el Fuego es el agente que pone en movimiento el vehículo intermedio, llamado Merkabah, situado, como ya se sabe, sobre su cabeza y que se despierta cuando se activa el conjunto de sus nuevas Lámparas. Este Agni Deva toma entonces forma, en el seno de vuestra forma, arreglándose según lo que llamaría un boceto de matrices fuera de la matriz, en los Mundos Unificados, en relación con lo que llamamos el cuerpo de Êtreté, o cuerpo Divino, si prefieren.

En efecto, cualquiera que sea su Dimensión de origen, cualesquiera que sean sus linajes espirituales, su cuerpo inmortal está constituido, en gran parte, por un montaje de distintas partículas. Estas partículas se arreglan según un orden tan riguroso como vuestras proteínas o vuestras células. Son portadoras de una energía considerable, de una energía bien más allá del Fuego de la materia que llamaron fisión nuclear o mismo fusión nuclear, cuya velocidad de propagación escapa a toda medida física, en la Dimensión que recorren. Ellas allí escapan de esta manera que, hasta ahora, pocos de entre ustedes han percibido o visto estas partículas Adamantinas. Algunos de entre ustedes, por el contrario, las percibieron en sus estructuras, que eso esté en la Corona Radiante del Corazón, como al nivel del cuerpo entero, como radiaciones punzantes y penetrando el conjunto de su cuerpo. La Luz Metatrónica está formada enteramente por estas partículas Adamantinas, las cuales les han vertido, por primera vez, sobre esta Tierra, en la revelación de las primeras Claves Metatrónicas durante su Verano anterior. El Fuego del que hablo, es este Fuego. Este Fuego que constituye, obviamente, la Luz Vibral. La Luz Vibral no es un fotón. La Luz Vibral es una disposición del Agni Deva, bajo forma hexagonal, explicando que el conjunto de los Mundos Unificados se estructuran por 6 y por 24. Entonces, somos 24 Ancianos. Entonces, lo que llamaría el Fuego original primordial, está constituido por la Fuente, reflejándose a sí misma en Metatrón y encuadrado por los 4 pilares de la Creación, los 4 Hayot Ha Kodesh o, si prefieren, el Agni Deva del Agua, del Fuego, de la Tierra y del Aire.

El Fuego es el elemento constitutivo principal de toda Creación. Este Fuego está presente bajo la forma de un espacio/tiempo diferente que el que los constituye a ustedes pero está presente en cada una de sus células. El funcionamiento mismo de sus organismos carbonosos está sometido, de manera no perceptible, por su Conciencia, a las reacciones que ustedes llaman químicas, existentes gracias a la posibilidad que para esto los Agni Deva intervienen, a nivel celular, pero a nivel no perceptible y muy limitado. El paso que vivirán pronto, de esta forma carbonosa a una forma mucho más rápida y más libre, se traducirá, para su Conciencia, en fuertes modificaciones, muy fuertes, de sus percepciones sensoriales como de sus percepciones espirituales, traduciéndose en un aumento Vibratorio sin medida común con lo que conocieron en este cuerpo carbonoso, incluso en su Despertar, incluso en el tiempo de algunas experiencias místicas que algunos de entre ustedes han podido vivir. La revelación del Fuego se traduce en un desencajamiento de todo lo que no está constituido de Fuego auténtico, de todo lo que ha sido, literal y propiamente, suprimido en la expresión de la libertad, tanto en la célula como de las Conciencias presentes en este Mundo. Hay pues una transmutación que acompañará la translación dimensional, una transmutación de naturaleza atómica, en relación con el conjunto de los constituyentes de toda vida, desde el átomo hasta el planeta, enteramente. Más allá de la percepción Vibratoria corporal, la visión será, para ustedes, por sus ojos, la aparición de una Luz blanca profundamente brillante, extremadamente caliente y abrasadora. Esta Luz, extremadamente caliente y abrasadora, representa el Corazón de la ola Galáctica. Irá precedida, algunos minutos, por la aparición de puntos de Luz extremadamente brillantes, presentes en toda la atmósfera. Comenzarán, en ese momento, a sentir los hormigueos sobre el conjunto de su piel. Un calor les invadirá, un Fuego, incluso, que despertará, si están listos, su Kundalini, enteramente, y hará fusionar, de manera casi instantánea, la Corona Radiante de la Cabeza y la Corona Radiante del Corazón. A lo sumo estarán aptos, en ese momento, a penetrar en su espacio Interior, en meditación, a hacer el silencio exteriormente, a recogerse, en todos los sentido del término, a lo mejor vivirán ustedes su transmutación. Eso no se refiere, obviamente, a la totalidad de la Humanidad sino a ciertos de los Seres despiertos que habrán permanecido sobre la Tierra, en ese momento. En cuanto perciban estos hormigueos al nivel de su cuerpo y que sus ojos vean esta Luz blanca aparecer e invadir el cielo, percibirán entonces que el momento ha llegado. Les bastará entonces, simplemente, alinearse dentro de ustedes mismos, de dejar las Vibraciones de su cuerpo elevarse y su Conciencia se elevará al mismo tiempo. Deben estar libres, en ese momento y en ese momento preciso, de todo lazo, de todo acondicionamiento, con todo fenómeno exterior a ustedes mismos. No podrán confundir eso con otra cosa. La rapidez de la Vibración y las partículas que les penetrarán será tal que no podrán ignorar lo que pasa.

Comenzaremos, los unos y los otros, en la orden de los Melquizedec, a revelarles, ahora, cada vez, un poco más de lo que es, en Verdad, este proceso de transmutación. Se trata realmente de una transubstanciación donde su materia va a cambiar y donde se presentará a ustedes el boceto matricial Unificado de lo que ustedes son, en Verdad, en el Êtreté. Deberán entonces transferir su Conciencia en este nuevo vehículo. No habrá interrupción de la Conciencia, en ese momento, habrá, al contrario, una ampliación intensa de su Conciencia. El sentimiento y vivencia de la Unidad y la Alegría se hará cada vez más extremo a medida que la Luz de la Fuente penetre, enteramente, esta Tierra. Esto que ustedes viven está destinado a prepararlos para vivir eso, para vivirlo en toda comodidad, en toda lucidez y sobre todo en plena Conciencia. Este proceso, que se desarrollará en poco tiempo, es absolutamente único en la historia de esta Humanidad Terrestre. Corresponde, realmente, al bautismo por el Fuego. No pueden ser regenerados de otra forma que por este Fuego, no pueden ser despertados de otra forma que por este Fuego. Como ya lo saben, la única puerta de acceso a su cuerpo de Êtreté, es el Corazón. Es en este sentido que, cada vez más, los unos y los otros, intervenimos para traer su Conciencia sobre la diferencia principal que existe entre la Conciencia de la personalidad y la Conciencia Ilimitada. Es en este sentido también que, desde que el Fuego del Cielo afectó la Tierra, todo debe ser revelado. Es este el período que viven, el que llamé, cuando era San Juan: Apocalipsis. La revelación de todas las supercherías de este Mundo, de sus mecanismos, está en curso de divulgación. No podrá ocultarse ya por mucho tiempo eso que estaba oculto. Este proceso es indispensable, en ustedes como al exterior de ustedes, en el seno de la sociedad, como en el seno de todas vuestras relaciones, mismo si es a veces difícil pero esta etapa es indispensable para permitirles adquirir la lucidez. Dentro de muy pocos días, ahora, el Arcángel Metatrón les revelará las últimas Claves Metatrónicas, al mismo tiempo que se encenderán, en el seno de la Corona Radiante de la Cabeza, las doce Estrellas, al mismo tiempo que el Arcángel Uriel prepara, en ustedes, esta reversión y esta transubstanciación. La época dentro de la cual inscriben su camino, ahora, es la época del tiempo deducido, deducido en cuanto su término del cual cada día y cada respiración los aproxima. Es durante este período que van a volverse claros, transparentes, y lúcidos. Claros y precisos, centrados en el seno del aquí y del ahora. El conjunto de las funciones vinculadas a las doce Estrellas de María, les permitirán comprender, dentro del Corazón, un cierto número de mecanismos existentes. Preparándose así para la construcción del Antakharana, el camino del regreso a su Unidad. Recuerden eso que dijo un Amigo: La Consciencia es Vibración, la Supra Consciencia (o Consciencia ilimitada) es la Vibración de Fuego. El Amor es el Fuego del Corazón. El Amor (llamado así), sin Fuego del Corazón, no es el Amor. El Amor libera, la Luz Vibral, en su triple componente, ha preparado el camino, en ustedes como en la Tierra, para vivir esta etapa final. La preparación que ustedes viven debe permitirles convertirse en cada vez más lúcidos y conscientes de esta Dimensión Unificada. Eso puede, ciertamente, traducirse por las dificultades, en sus vidas, en sus relaciones, en sus empleos, en la sociedad, de manera general pero están estimulados para ir hacia vuestra Esencia, debido a las Vibraciones que perciben. El trabajo de reversión del Arcángel Uriel no está terminado pero casi. La activación de la Corona Radiante del Corazón, dentro de la Corona Radiante de la Cabeza, se hace también para facilitar su subida en la Merkabah.

Por supuesto, numerosas revelaciones y numerosos acontecimientos deben producirse aún; no se dejen nunca atrapar o encerrar por estos acontecimientos, cualquiera que sean. Intenten seguir siendo lúcidos, serenos. Cultiven, en ustedes, este Fuego del Corazón, esta Corona Radiante de la Cabeza, como del Corazón, ya que en estas Vibraciones, se encuentra su paz, su serenidad y su tranquilidad. Sigan viviendo, por supuesto, su vida ordinaria pero intenten aligerarse y retirarse de lo que les sobrecarga y les pesa. Se les volverá cada vez más fácil percibir y experimentar algunas circunstancias que, literalmente, obstruirán su Corazón y su Cabeza, en las Coronas, mientras que al contrario, algunas situaciones, algunos lugares, reavivarán su Alegría y su paz. Entonces, cultiven la Alegría, cultiven la paz, cultiven la meditación que calificaría de activa. No es cuestión de retirarse, permanentemente, del mundo, sino más bien de estar presentes y Conscientes. Tienen a vuestra disposición numerosos medios de llevar su Consciencia en la Vibración del Corazón y de la Cabeza y de mantener esta Vibración y esta Consciencia, dentro de las circunstancias las más usuales que ustedes viven. La elección ha sido realizada, los pasar a ser individuales están casi todos trazados. Queda simplemente a esperar y vivir eso que debe ser vivido, sobre todo por los que no están todavía lúcidos, los que están todavía dormidos en su personalidad, en sus hábitos, en el seno de las ilusiones. Entiendan también que el Fuego es el agente que permite este despertar. El Fuego del Cielo ha tocado el Fuego de la Tierra. El Fuego del Éter se despierta. Los elementos de la Tierra están listos para asumir sus roles y sus funciones. Como ya lo saben, hemos permitido (el conjunto de las Fuerzas de la Luz Vibral) que la Luz se vierta de manera permanente sobre esta Tierra, desde el 17 de julio. Sólo, la Tierra, ahora, tiene la clave del momento final y también, por supuesto, el Cielo. Yo Entiendo por Cielo, la Luz que viene de muy lejos hasta ustedes. Todo está sobre los rieles, todo está inscrito y todo está listo. Deben ocuparse, cada vez más, a encontrar su Unidad es decir, su Vibración. Así pues, les será posible vivir este Fuego del Cielo y de la Tierra y de su cuerpo, en toda lucidez y en todo sosiego. A partir de la entrega de las últimas Claves Metatrónicas, todo resultará posible. El Fuego es creación, el Fuego es transformación, el Fuego es Amor, contrariamente a la imagen que quisieron dar los que falsificaron las religiones hasta hablar de un Fuego del infierno que destruye todo. El Fuego no destruye nada, él revela, él transforma y él eleva. Pero el acondicionamiento es tal que numerosos seres humanos creerán que este Fuego es, efectivamente, el Fuego del infierno y vivirán lo que creen. Volveremos de nuevo, los unos y los otros, a medida de las semanas, sobre lo que llamaría las técnicas espirituales. Pero entiendan que, cualquiera que sea la técnica espiritual aplicada, la única Clave no es el conocimiento de esta técnica, la única Clave es, y permanecerá, su Corazón, su humildad, su simplicidad y su capacidad para permanecer en este Corazón. Aquí, queridas hermanas y hermanos, lo que se me pidió decirles, para que los que siguen lo que traemos y aportamos, puedan comenzar a plantearse las buenas reflexiones, no para hacer trabajar el mental sino para integrar más rápidamente lo que se vive y lo que se vivirá próximamente, sin plantearse las preguntas. Recuerden también que el sonido es un buen marcador del Fuego (el sonido del alma), su capacidad, también, para experimentar la Alegría.

Queridas hermanas, queridos hermanos, si están en ustedes preguntas relativas a estos procesos a las cuales pueda responder, yo les escucho.

Pregunta: ¿Podría profundizar sobre el Fuego del Éter?
El Fuego del Éter es un Fuego que quema, en el aire, con solamente el combustible del aire pero sin apoyo, al sentido material. Es un abrasamiento existente en las estructuras intermedias llamadas 2a y 4a Dimensiones. No se trata pues de un Fuego de la materia pero de un Fuego del boceto de matrices disociado, situado en la 2a Dimensión y de la 4a Dimensión. El Fuego del Éter traduce, efectivamente, el Fuego, en lo que llaman el cuerpo etérico o cuerpo energético. El Fuego del Éter ya se manifiesta sobre la Tierra. Algunos de entre ustedes lo perciben en sus estructuras, es lo que les da esta sensación de calor. También, el Fuego que sube sin, por el momento, ser recorrido por las Vibraciones extremadamente rápidas, las partículas Adamantinas. El Fuego del Éter es lo que permite iluminar, como decía el Maestro Omraam, el polvo. Es el Fuego de Éter que hizo desaparecer la alfombra bajo la cual ocultaban este polvo. Es en este Fuego del Éter que se ponen de manifiesto y que deben aceptar observarse tal como son. El Fuego del Éter es un preliminar al Fuego cósmico o galáctico.

Pregunta: ¿Es posible conocer el nombre de su Êtreté? ¿Eso puede ayudar Vibratoriamente?
A condición de que esta revelación tenga lugar en el Yo. Toda revelación exterior sería, en cualquier caso, así como otros conferencistas han dicho, falsificada. De la misma forma que, para sus Linajes, su nombre en el Êtreté no puede ser conocido sino por usted mismo.

Pregunta: ¿Cómo estar seguro que se trata de una Nave de Luz o de la sombra?
Por la Vibración, la Vibración que está de acuerdo con ustedes. Si son Sombra, irán en una Nave de la Sombra y todo estará bien. Las Naves de la Sombra son, esencialmente, yo dirían, incluso casi exclusivamente, las Naves perteneciendo a estructuras metálicas conocidas en su Mundo. No existe más que una única forma de Naves de Luz que pertenecen a la Luz Vibral, se trata de los Seres llamados Ángeles del Señor o Vegalianos de 3ª. Dimensión Unificada. La forma de las Naves, también, podría ser útil pero, en definitiva, es la Vibración que decidirá. No puede haber error, es imposible. Un Ser de la Sombra no puede subir en una Nave Luz y un Ser de Luz, destinado a incorporarse a su a Êtreté, no puede subir en una Nave Sombra.

Pregunta: ¿Es la diferencia “de encendido” de los 3 Fuegos, que hará la diferencia Vibratoria?
Enteramente. De la misma forma, por lo que se refiere a esta franja limitada de individuos, de la misma forma, una Nave de Luz no puede situar sino los Seres de Luz. Una Nave de la Sombra no puede situar sino los Seres de la Sombra.

Pregunta: ¿cuál será entonces la utilidad del Saludo de Orión, si no hay confusión posible?
Es una salvaguardia. Recuerden que una serie de choques, vinculados a las revelaciones que viven, pueden alterar, temporalmente, las capacidades Vibratorias.

Pregunta: ¿Las nubes lenticulares representarían Naves de la Sombra?
Existen muchas tecnologías que llaman extraterrestres capaces de ocultarse a su vista en estas nubes, de la Sombra como de la Luz. Pero recuerden un hecho esencial: las Naves, en particular de la Flota Marial, no son absolutamente de esta Dimensión y no pueden en ningún caso aparecer a sus ojos de carne. Están en otras Dimensiones, constituidas esencialmente de partículas Adamantinas y de constituyentes que no existen en esta matriz. No pueden pues aparecer a ustedes en este cuerpo de carne. Las únicas pudiendo aparecer en esta matriz, son las Naves de los Ángeles del Señor, Naves individuales o Nave Madre. Pero, una vez más, entiendan que no sirve estrictamente para nada plantearse estas preguntas exteriores, absolutamente nada, ya que no es su cabeza que decidirá, ni sus sentidos, sino solamente la Vibración que tendrán en ese momento. No podrán ir a ninguna otra parte que allí donde les lleve su Vibración. Las leyes lineales, tal como las conocen en la matriz, no pueden estrictamente aplicarse a las condiciones particulares de esta llegada del Fuego.

Pregunta: ¿Experimentar los hormigueos, tal como los describieron, corresponde a la existencia de “olas” que llegarán ya sobre la Tierra?

Eso es el caso para algunas almas en relación directa con las Claves Metatrónicas. Algunas almas están bajo la influencia (un mal término), bajo el impacto directo, del Fuego Metatrónico. Estas almas han percibido y han experimentado y han vivido este fuego y esta vibración, en un solo momento o en diferentes momentos, durante un período que abarca un año.

Pregunta: ¿El encendido del Fuego de la cabeza pasa obligatoriamente por hemorragias nasales?
Antes de hablar, querida hermana, del encendido del Fuego de la cabeza, hay en primer lugar activación del 6o y del 7o chakra, por recepción del Shakti o el Espíritu Santo. Es eso que desencadena las redes de sangre en la ventana nasal izquierda y luego derecha y es eso que desencadena el sonido del alma. El Fuego del Éter o el Fuego de la Corona Radiante de la cabeza, sólo ocurre, él, en un tiempo posterior. Ciertamente, el espacio de tiempo entre los dos acontecimientos se ha vuelto cada vez más corto, en término Terrestre. Las redes de sangre corresponden a la perforación del piso de las fosas nasales, correspondiendo a la activación del 6o chakra y del 7o chakra. Algunos Seres pueden percibir Vibraciones en la cabeza sin por lo tanto vivir la constitución del cuerpo de Luz. Eso resulta, en cierta medida, de la intensidad de las energías del Espíritu Santo, acoplada a la energía del Ultravioleta que se vierten más sobre Tierra desde hace de un año. Recuerdan también la frase que escribí, bajo el dictado del Cristo: “habrá muchos llamados y pocos los elegidos, ellos estarán marcados en la frente”. El paso del llamado al elegido se hace por el Abandono a la Luz y por la muerte del ego. Esta muerte que puede realizarse hasta el extremo límite de tiempo que se deduce. Pero será, muy probablemente, mucho más cómodo realizar eso antes del final.

Pregunta: ¿Cómo estar seguro de haber podido activar la Corona Radiante de la Cabeza?
La certeza es Vibratoria. Este que hace la pregunta es el mental. La Vibración es, o no es.

Pregunta: ¿La Vibración puede manifestarse bajo forma de presión?

La presión es un elemento de la Vibración pero ella no es la Vibración. Yo calificaría esta Vibración, de Fuego o calor.

No tenemos más preguntas, les agradecemos.

Queridas hermanas y queridos hermanos, les agradezco haber prestado atención a esto que tenía que entregarles. Les transmito mi Luz azul. Es con mucho gusto que les digo hasta la próxima vez.


www.autresdimensions.com
Canalizaciones: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Veronique Loriot
Traducción: Odilia Rivera
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada